Público
Público

ETA pide ayuda internacional para abrir una negociación

Insiste en reclamar pasos del Gobierno antes de cualquier anuncio definitivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La organización terrorista ETA continúa administrando sus tiempos y este sábado trasladó que está dispuesta a analizar con los firmantes de la Declaración de Bruselas los pasos que deben conducir a la resolución de lo que denomina 'el conflicto vasco', incluidos 'los compromisos que debe adoptar' la propia banda.

En un adelanto del comunicado ofrecido por Gara, diario que publicará este domingo el texto en su integridad, ETA evita de nuevo anunciar un cese definitivo de la violencia que pueda ser verificado, como le reclama Batasuna y la propia Declaración de Bruselas , firmada por un grupo de premios Nobel y presentada hace ahora seis meses en el Parlamento europeo por el asesor de la izquierda abertzale Brian Currin.

Así, ETA vuelve a poner de manifiesto la discrepancia en los tiempos que mantiene con Batasuna en el modo en que debe desarrollarse el 'proceso democrático'. Como ocurrió en su comunicado del 5 de septiembre, la banda sigue reclamando movimientos del Gobierno y una negociación antes de tomar la decisión de abandonar la violencia. Para ello recurre ahora a la comunidad internacional, a la que pide que participe en el proceso para resolver de forma 'permanente, justa y democrática este secular conflicto'. En todo caso, remarca la banda, 'la clave de la solución está en Euskal Herria'.

Días después de que se hiciera pública en marzo la petición de 'un alto el fuego permanente y completamente verificable' por los mediadores internacionales, ETA emitió su segundo comunicado del año prometiendo una respuesta a esa iniciativa, que llega ahora. En ese mismo comunicado, conocido el 4 de abril, advertía que 'la desactivación de la respuesta armada no solucionaba el conflicto'.

Según lo adelantado ayer por el diario abertzale, ETA utiliza el nuevo comunicado para elogiar su anuncio del pasado 5 de septiembre y contrastarlo con la reacción de los gobiernos español y francés . 'Ante la cerrazón de Francia y España, ETA ha hecho zarpar de nuevo el barco de la oportunidad para la resolución democrática del conflicto. Y ha tomado la primera decisión sin echar el ancla, con disposición de navegar en aguas más profundas', reza el nuevo texto.

Sigue así sin moverse de los planteamientos de su ponencia Mugarri (hito, en euskera), resultado de dos años de debate en el seno de la organización terrorista, iniciado tras la ruptura de la última tregua y concluido el verano de 2009, en el que exigía su presencia en una negociación antes de hacer cualquier anuncio definitivo sobre el cese de su actividad terrorista. Esa ponencia compitió sin éxito con el texto de los dirigentes de Batasuna que concluyó en la ponencia Zutik Euskalherria, en la que se apuesta por la apertura de un proceso 'sin violencia'.

Hace dos semanas, la banda advirtió de que no cabían 'atajos' para el 'cambio político' y en su nuevo pronunciamiento dice que, 'más allá de pasos parciales', es necesaria 'una propuesta integral', por lo que reivindica compromisos de todas las partes e insiste en la apertura de una negociación. Fuentes del Ejecutivo citadas por Europa Press, evitaron anoche opinar sobre este último pronunciamiento de la banda porque 'ningún comunicado servirá para nada'. Lo único que tiene que hacer la organización terrorista, añadieron esas fuentes, es 'abandonar su actividad armada y extinguirse'.

La Declaración de Bruselas también buscaba la implicación del Gobierno español, pero siempre que se produjera ese alto el fuego definitivo y verificable que reclamaba a ETA. Se trataba de que la banda, como hizo la izquierda abertzale en la Declaración de Altsasu del pasado noviembre, asumiera los Principios Mitchell. Esos seis compromisos acordados en su momento por los gobiernos de Irlanda y Gran Bretaña y los partidos políticos de Irlanda del Norte recogían el uso de medios exclusivamente democráticos y pacíficos para resolver las cuestiones políticas; el desarme total de todas las organizaciones paramilitares o que este desarme sea verificable por una comisión independiente.

Con el adelanto del comunicado, ETA evita de nuevo dar ese paso, o por lo menos lo retrasa. La verificación del desarme incluida en los Principios Mitchell y en la Declaración de Bruselas rompería así cualquier impresión posible de tregua trampa, según reconocen los dirigentes de la izquierda abertzale. 'Nosotros somos conscientes del déficit de credibilidad que tenemos tras el fracaso del proceso anterior. Asumir la verificación con participación de la comunidad internacional es lo que da toda la credibilidad al proceso', reconocía uno de ellos a este periódico el pasado mes de agosto.