Público
Público

ETA promueve su propia asociación de víctimas

Pretende hacer visible a ese colectivo en un virtual proceso de paz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

ETA ha decidido explorar y sacar provecho de un nuevo frente, las víctimas de la izquierda radical abertzale. Así se desprende de documentos incautados recientemente, que revelan que la organización terrorista ha ordenado a Askatasuna, la sucesora de Gestoras pro Amnistía, crear su propia asociación de víctimas, montando la estructura y lanzando un manifiesto fundacional. Pretenden contrarrestar así la presión de las asociaciones de víctimas de cara a una hipotética negociación con el Estado. Para lograr estos objetivos, la banda tiene muy avanzada ya la planificación de quiénes formarían parte de esa organización de víctimas abertzales, de cómo debe ser la estructura y hasta cuánto dinero es necesario para sufragarla. Incluso prevén contar con subvenciones públicas para financiarla.

Según los datos a los que ha tenido acceso Europa Press, ETA considera que la nueva organización debería tener una composición 'ideológicamente plural' en la que se incluirían varios tipos de víctimas. Por un lado, la organización terrorista quiere integrar a los familiares de militantes de ETA, de los Comandos Autónomos Anticapitalistas, o de Iraultza una banda surgida a principios de los ochenta y que centraba su actividad en intereses económicos de la llamada oligarquía vasca, que hubieran fallecido mientras se encontraban participando de las actividades de la organización o estando en prisión por supuestos malos tratos. En este cupo también incluyen a los familiares de los que han fallecido estando huidos en otros países, deportados o desaparecidos.

ETA quiere contar también en esta asociación con las familias de las víctimas de organizaciones como los GAL, la Triple A, los Guerrilleros de Cristo Rey o el Batallón Vasco Español, o de lo que ellos denominan 'incontrolados uniformados'. Un tercer grupo de candidatos serían los familiares de personas que murieron o resultaron heridos por la actuación de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en manifestaciones, controles u otro tipo de movilizaciones.

Los terroristas quieren una organización 'sencilla'

Los terroristas quieren una organización 'sencilla' y que cuente con un coordinador general que se encargue de gestionar las actividades de la organización y de llevar las relaciones institucionales.

También deberá contar con un portavoz, así como con responsables provinciales y una asesoría legal. En cuanto a las personas destinadas a ser las caras visibles de la nueva organización, proponen que se trate de gente conocida públicamente y pone como ejemplo familiares de víctimas del GAL como Lasa y Zabala.

La planificación que ha realizado la banda está tan avanzada que incluye un presupuesto, 43.000 euros al año, destinados a pagar los sueldos de dos liberados, la sede social y otros gastos.