Público
Público

La etarra 'Lola', condenada a 22 años por tenencia de explosivos

La miembro del "comando Barcelona" guardó entre 1993 y 1994 armas y diverso material para confeccionar explosivos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Audiencia Nacional ha condenado a 22 años de cárcel a la etarra Dolores López Resina, Lola, por los delitos de depósito de armas y tenencia de explosivos, que fueron encontrados en los pisos que el 'comando Barcelona', al que pertenecía la acusada, tenía entre 1993 y 1994 en la Ciudad Condal.

La sentencia de la Sala de lo Penal considera probado que en junio de 1993 Lola junto al también miembro del 'comando Barcelona' de ETA Felipe San Epifanio, a quien alojó en su domicilio, trasladaron a esta vivienda armas y diverso material para la confección de artefactos explosivos que ETA había dejado a su disposición en el interior de un vehículo estacionado. Material que, según afirma la sentencia, quedó a disposición de ambos terroristas para la 'eventual ejecución de actos de violencia terrorista'.

En el mes de septiembre de 1993 se incorpora al comando Rosario Ezquerra, quien junto a Felipe San Epifanio permaneció en la citada vivienda situada en la calle Padilla de Barcelona, mientras que Lola y el también miembro de ETA Gregorio Vicario Setién se trasladan a otro piso de la calle Aragón.

En el registro practicado en ambos domicilios tras la detención de Felipe San Epifanio en abril de 1994 fueron encontradas varias armas y cartuchos, además de diverso cableado, dos temporizadores, cordón detonante, dos envases tetrabrik con explosivo amerital y 24 kilogramos de amosal. Entre la documentación incautada había varios documentos con el anagrama de ETA, planos y mapas de diversos lugares de Cataluña y un manual sobre confección de explosivos.

López Resina fue detenida en la localidad francesa de Dax el 23 de septiembre de 2001 y entregada temporalmente el 10 de julio del año pasado por Francia para que fuera juzgada en España por las causas que tenía pendientes.

Lola, de 57 años y nacida en Sierro (Almería), ya ha sido condenada a cerca de 200 años de cárcel por su participación en varios atentados, entre ellos, el perpetrado contra la sede del Gobierno militar de Barcelona en 1994, en el que murió un viandante y seis personas resultaron heridas, por el que le impusieron 102 años de prisión.