Público
Público

Los etarras de la T-4 fueron heridos en su detención, según los acusados

Una quincena de agentes están siendo procesados por presuntos malos tratos a dos de los terroristas del atentado de Barajas en 2006

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los guardias civiles juzgados en San Sebastián por maltratar a dos de los etarras  que atentaron contra la T-4 han dicho que las lesiones que sufrieron los terroristas se produjeron durante su captura, ya que se resistieron violentamente a ser arrestados.

Hasta el momento han declarado diez de los quince guardias acusados en este juicio que se desarrollará durante toda la semana en la Sección Primera de la Audiencia de Guipúzcoa por los presuntos malos tratos que sufrieron Igor Portu y Mattin Sarasola, dos de los autores del atentado de Barajas que puso fin a la anterior tregua de ETA.

La Fiscalía de Guipúzcoa no aprecia indicios de delito en cinco de los procesados, pero imputa torturas a otros cuatro y considera a los seis restantes responsables de otras tantas faltas de lesiones.

Por ello, reclama tres años para dos de los encausados (un sargento y un cabo), dos años para otros dos (un cabo y un guardia), y diez días de localización permanente para los seis restantes (dos tenientes, tres cabos y un guardia).

La acusación particular, que ejercen Portu y Sarasola, imputa a los quince guardias un delito de tortura en su modalidad agravada, entre otros delitos y faltas, por los que solicita condenas que van de 6 a 17 años de reclusión.