Publicado: 27.03.2011 13:33 |Actualizado: 27.03.2011 13:33

Un eurodiputado del PP enmienda una ley al dictado de un lobby

Pablo Zalba, pillado en un vídeo en el que se presta a colaborar con una firma británica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

En Bruselas, las grandes empresas y sus grupos de presión o lobby invierten importantes sumas de dinero en modelar las leyes al gusto de sus clientes. Es, quizás, el secreto peor guardado de la capital comunitaria, donde pululan entre 15.000 y 20.000 asesores a sueldo de grandes intereses. Cuentan con los medios y conocimientos necesarios para influir en el enrevesado proceso legislativo de la UE, pero sus demandas necesitan en última instancia el beneplácito del funcionario comunitario o el legislador. Viajes, regalos o dinero en metálico ayudan a convencerlo. En el caso del eurodiputado Pablo Zalba (PP), nada de eso fue necesario.

Un vídeo grabado por falsos asesores de una empresa británica, en realidad reporteros del diario The Sunday Times, muestra al eurodiputado prometiendo la enmienda de una ley europea sobre inversión financiera que finalmente acabaría presentando. Como a otros eurodiputados, los reporteros le ofrecieron entrar en nómina como asesor para sus clientes a cambio de 100.000 euros al año, algo a lo que en la primera de tres reuniones Zalba estaba muy predispuesto. "Por supuesto", llega a decir antes de advertir que la operación podría frustrarse si el PP lo reclamaba para presentarlo como candidato a las elecciones municipales y autonómicas de mayo,algo que no ha ocurrido.

Zalba asegura que accedió porque el texto protegía a los pequeños inversores

Mientras el eurodiputado consideraba la oferta, los falsos asesores le pidieron que enmendara una ley sobre inversiones financieras, algo a lo que Zalba accedió. Tras un cruce de correos electrónicos, acabó introduciendo la enmienda tal y como la habían escrito los reporteros, con los que se volvió a reunir parainformarles.

La noticia ha provocado malestar en el PP de Navarra, al que pertenece. Supone un trago amargo para esta formación que da sus primeros pasos tras la ruptura con UPN. De momento, el partido no contempla ningún tipo de medida disciplinaria.

Se siente víctima de una "trampa" pero cree que le honra no haber cobrado

Zalba era hasta ayer uno de los eurodiputados más prometedores del equipo que dirige Jaime Mayor Oreja. Además de sus 36 años, que lo distancian de los abundantes elefantes políticos en el exilio, era el encargado de negociar con el resto de grupos de la cámara el informe que enmendó al dictado del lobby, y representaba no sólo al PP, sino al grupo conservador europeo, el primero en número de diputados en el plenario. En el vídeo del rotativo británico, Zalba hace gala de su influencia como ponente en la sombra de ese informe y alardea ante los falsos asesores, que le ofrecen dinero y contactos, de tener poder para cambiar cualquier ley en tramitación parlamentaria.

El parlamentario acabó por rechazar el dinero de los reporteros, algo que según él prueba su honradez y lo exime de cualquier responsabilidad legal. Según aseguró ayer, es víctima de una "trampa" de la que ha salido airoso. Cuando fue contactado formalmente por The Sunday Times para hacer declaraciones sobre su conducta, Zalba respondió con su equipo de abogados, que intercambió correspondencia con los responsables jurídicos con sede en Londres. "[El diario] reconoce que he actuado en todo momento bajo las normas del Parlamento", reivindicó ayer Zalba, pero "siembra la duda" con el artículo publicado ayer, donde también figura el vídeo. Es más, él asegura que los intereses de la industria financiera le ayudaron a "mejorar sustancialmente" la directiva. La enmienda que presentó, redactada por los reporteros, la "enriquecía y mejoraba", motivo por el que accedió. A su juicio, protegía "a los pequeños inversores" en la dirección que dictan las asociaciones de consumidores", informa Efe.

Zalba es el cuarto eurodiputado que siguió las instrucciones de los falsos asesores, pero el único que no cobró. Los otros tres, exministros de Austria, Rumanía y Eslovenia, pretendían cobrar hasta 100.000 euros a través de empresas en sus países para que los ingresos no figurasen en la declaración de intereses que deben presentar ante la Eurocámara, pero que nadie se encarga de verificar, según reconocen fuentes de la institución.

El escándalo, destapado la semana pasada por el citado diario, motivó la apertura de una investigación interna y las pesquisas de la oficina antifraude europea (OLAF). La investigación, que cuenta con el material y vídeos recopilados por los reporteros, alcanzará al diputado navarro, que confiaba en que su conducta quedaría en un segundo plano por la ausencia de un soborno en metálico. La semana pasada, Zalba aparecía citado de manera tangencial en el primer artículo del rotativo británico. Público contactó entonces con responsables del PP en la Eurocámara, que negaron tajantemente que el parlamentario hubiese presentado ninguna enmienda a petición del falso grupo de presión.

El PP ha solicitado a Zalba y a la delegación española un informe del que, según el partido, se deduce que no cobró, no actuó irregularmente y que la enmienda fue insustancial. La dirección nacional le ha pedido explicaciones. A día de hoy integra el Comité Electoral del PP de Navarra.