Público
Público

Europa avanza hacia las clases vespertinas

Alemania amplió el horario para mejorar el rendimiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La perspectiva internacional plantea una reproducción de la polémica en España. Sin embargo, la tendencia del entorno europeo desnivela el debate a favor de la jornada partida o, al menos, a la ampliación de las actividades extraescolares. Todos los Gobiernos apuestan por más formación e incluso en países como Alemania se han sumado más horas lectivas para combatir los malos resultados académicos.

El tijeretazo en Italia deja a miles de niños sin clases extraescolares

El Gobierno ha estrenado un plan experimental en 140 centros de Secundaria llamado 'curso por la mañana, deporte por la tarde'. 'Quiere crear un ritmo escolar con más deporte, arte y cultura, pero para eso harían falta estructuras, autobuses o piscinas. De eso no hay nada', denuncian los sindicatos, muy activos al inicio de este curso 2010/2011 por los recortes de plazas de profesores y el cierre de algunas aulas.

En 2008, el Gobierno introdujo una califica por el ministro como 'moderna' reforma de los horarios de Primaria. Era la llamada semana de cuatro días. Los alumnos concentraron en lunes, martes, jueves y viernes lo que antes hacían en 4,5 días con la mañana del sábado incluida. Hubo una gran polémica y la Academia de Medicina de Francia publicó un estudio que aseguró que esa semana escolar de madrugones y jornadas largas es 'contraria a los ritmos' psicológicos del alumno.

Francia y Reino Unido amplían las jornadas a los fines de semana

Cada región y cada centro tienen autonomía para marcar los horarios escolares. En etapa Preescolar y en Primaria, los padres eligen entre dos opciones: sólo por la mañana, o 'tiempo pleno'. El horario oficial es el matinal (8.00 a 13.15 o 13.45, según el centro). En cambio, los del 'tiempo pleno' salen a partir de las 16.00 de la tarde. Después de comer en el centro, acuden a lecciones extraoficiales. El problema en Italia es que debido al tijeretazo del Gobierno, miles de profesores se han quedado en la calle, y miles de padres no tendrán la opción de llevar a sus hijos al tiempo pleno que ya tenía más demanda que oferta. Esta situación contribuye a que Italia sea el país con menor tasa de actividad femenina.

El Gobierno, con vistas a la conciliación, amplió el horario escolar desde el desayuno hasta las actividades extraescolares, incluidos fines de semana. Como mínimo, estos colegios abren de 8.00 a 18.00. No todos se lo pueden permitir, pero la idea es que al final de este curso escolar este sistema esté extendido en toda Inglaterra. Estos servicios son de pago aunque el Gobierno concede ayudas fiscales a las familias con hijos para afrontar esos gastos. Por cada hijo, el trabajador puede pedir hasta 13 semanas de excedencia sin sueldo hasta que el hijo cumple cinco años. Hasta que el hijo cumple seis años, se puede solicitar jornada reducida o condiciones especiales del horario laboral.

Hasta 2004, la jornada era continua. De 7.30 a 12.00 en Primaria y una hora más para Secundaria. En total, entre 20 y 30 horas lectivas por semana. Muy pocos colegios ampliaban por la tarde, y muchos padres sufrían para conciliar sus horarios con los de sus hijos. A esta polémica se unieron varios informes PISA negativos en 2000 y 2003 que mostraron la desigualdad de oportunidades por la separación de los niños en niveles a una edad muy temprana. El Senado aprobó una reforma en 2004 que extendió las clases a la tarde para mejorar el rendimiento.