Publicado: 16.10.2014 07:00 |Actualizado: 16.10.2014 07:00

Europa estudiará otro caso de agua contaminada por lindano en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los vecinos de la Margen Izquierda de Bizkaia que se resisten a beber, ducharse y cocinar con agua contaminada por lindano no están, nunca mejor dicho, solos. En la visita realizada este jueves a la sede del parlamento europeo en Bruselas -donde han vuelto a denunciar que sus hogares están conectados a un peligroso pantano- se han cruzado con el coordinador de IU en Aragón, Adolfo Barrena, quien se encontraba allí por un problema muy parecido: alrededor de veinte pueblos de la cuenca del río Gállego también sufren la llegada de lindano a través de las tuberías.

"Nuestra situación es realmente escandalosa", comenta Barrena desde las oficinas de Europa en Bruselas. Allí fue recibido por la presidenta de la comisión de peticiones del parlamento, Cecilia Wikström, a quien el aragonés le transmitió la grave problemática que nace en el Gállego y repercute -cada vez con más intensidad- en toda la comarca. La cuenca de este afluente del Ebro fue durante años uno de los vertederos predilectos de Inquinosa, la empresa dedicada a la fabricación de pesticidas que durante 35 años movió una cantidad indescifrable de camiones cargados con esta peligrosa sustancia.

En boca de los lugareños, esta fábrica es sinónimo de contaminación. "En 1994 cerró, se marchó, y dejó miles y miles de toneladas de lindano", señala el informe entregado por IU a Wikström. "Todos estos residuos -subraya el documento- están almacenados en precario, en lugares inadecuados, sin sellado que garantice que no hay vertidos ni lixiviados y todo ello está en la cabecera del Río Gállego. Por ello está contaminada toda su cuenca".

Según este informe, a día de hoy existen cerca de 300.000 toneladas de residuos industriales almacenados en los vertederos de Sardas y Bailin, "aunque hay constancia de que también se realizaron vertidos en zonas próximas como Jaca y Puente la Reina, que aún están sin localizar". "Lo que fueron las instalaciones de Inquinosa son otro importante foco de contaminación y también hay lindano en el embalse de Sabiñánigo", remata.

En las últimas semanas, el gobierno de Aragón se vio obligado a suspender el consumo de agua potable en 16 pueblos cercanos al Gállego debido a los altos índices de contaminación por lindano. La administración aseguró que sólo era por precaución, pero los vecinos que viven en las localidades afectadas no logran quitarse el miedo de encima. "No sólo cocinaron, bebieron y se ducharon, sino que también regaron sus cultivos", afirma Barrena a Público. El último pueblo afectado, Villanueva, se encuentra a apenas 11 kilómetros de Zaragoza capital.

Con estos datos a la vista, la presidenta de la comisión de peticiones del Parlamento no dudó en admitir a trámite la denuncia planteada por IU. Entre otros puntos, la formación de izquierdas reclama que la UE sancione a España "por el grave incumplimiento de las obligaciones establecidas en los convenios internacionales firmados y por la vulneración de varias directivas comunitarias referidas a la calidad de las aguas, a los controles sanitarios y a las afecciones al medio ambiente y la salud públicas".

También pide que las autoridades europeas destinen fondos de sus programas "para cofinanciar el urgente y necesario Plan Integral de Descontaminación del Río Gállego". "La presidenta de la Comisión ha mostrado su interés por la situación y su sorpresa al conocer la deficiente gestión que, tanto el Gobierno central como el aragonés han realizado durante todo el proceso", comentó el responsable de IU.

Durante la jornada de ayer, Cecilia Wikström también escuchó al grupo de ecologistas y vecinos de Barakaldo que viajaron a Bruselas para denunciar su propio calvario tóxico. En el caso de Euskadi, la Plataforma por la Desconexión del Pantano de Oiola sostiene que este embalse -perteneciente al ayuntamiento baracaldés, en manos del PSE- ha proporcionado agua contaminada por lindano a más de 100.000 hogares de Barakaldo, Alonsotegi y Sestao. Durante las reuniones mantenidas ayer en la capital belga con varios parlamentarios europeos, los miembros de esta plataforma reclamaron "medidas concretas que garanticen la calidad sanitaria y ambiental del embalse y que se apliquen las normativas europeas" en materia de agua.

En horas de la tarde, la delegación vasca llevó sus denuncias hasta la comisión de peticiones del parlamento. Tras la comparecencia, Ekologistak Martxan -uno de los colectivos que componen esta plataforma- anunció que David Lowe, jefe de unidad de dicha comisión, les había asegurado que próximamente habrá una resolución europea sobre este asunto. Asimismo, los europarlamentarios de Podemos, EH Bildu, Izquierda Plural y Compromís -miembro de Primavera Europea- se mostraron "a favor de la creación de una delegación de seguimiento" sobre este asunto, indicó el colectivo ecologista. Desde esta semana, Bruselas ya no está tan lejos de Barakaldo.