Público
Público

Europa sitúa a España en cabeza de la UE por la desigualdad

España se encuentra entre peores países de la UE en abandono escolar, jóvenes ninis y riesgo pobreza.

Publicidad
Media: 3.88
Votos: 8
Comentarios:

Un hombre en situación de pobreza pide en la calle.- EFE

La Comisión Europea ha suspendido a España por su elevado grado de desigualdad por renta. Tanto es así, que Bruselas la ha situado a la cabeza del ranking de los países europeos más desiguales, por delante de Bulgaria, Grecia y Lituania.

Según el borrador del informe de la UE, cerca del 30% de los países europeos no han conseguido recuperar los índices de igualdad previos a la crisis del 2007. Un porcentaje en el que está incluida España que, pese a los datos de recuperación, se sitúa en una "situación crítica".

Además, Bruselas añade que “las recientes ganancias en empleo no han sido distribuidas de forma uniforme entre los distintos grupos de población".

Por otro lado, Europa señala que España ha mejorado el riesgo de pobreza, aunque seguirá estando "vigilada" por la Comisión ya que el porcentaje de personas empobrecidas, todavía alto, se sitúa en un 14,9%.

De esta forma, el Ejecutivo europeo ha querido poner en manifiesto el escaso impacto de las políticas sociales del Gobierno de Mariano Rajoy.

Líder en abandono esolar

España está entre los países de la Unión Europea (UE) con peores resultados en abandono escolar prematuro, jóvenes "ninis" (que ni estudian ni trabajan) y en riesgo de pobreza y exclusión, según un cuadro de indicadores sociales que hoy publicó la Comisión Europea por primera vez.

El cuadro, incluido en el informe conjunto de Empleo de este año, analiza también aspectos como la tasa de empleo y de paro, la brecha entre hombres y mujeres en el ámbito laboral o el apoyo público a las políticas sociales.

España no figura entre los mejores de la UE en ninguna de las categorías analizadas y solo está en una situación más favorable que la media europea en la tasa de niños menores de tres años que van a guarderías (39,7 % frente al 30,3 % en la Unión) y en el porcentaje de población que ha optado por no recurrir a cuidados sanitarios por no poder cubrir ese gasto (0,6 % en España, frente al 3,2 %).