Público
Público

Euskadi El Gobierno Vasco negocia con la patronal a espaldas de los sindicatos y se carga la Mesa de Diálogo Social

CCOO se retira de ese espacio tras acusar al Ejecutivo liderado por Iñigo Urkullu de “deslealtad”. El sindicato se marcha también de la mesa creada recientemente para abordar la brecha salarial en Euskadi.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El  lendakari Iñigo Urkullu, en una foto de archivo. / EFE 

La gota ha derramado el vaso. Después de un largo periodo de tensión, CCOO ha decidido retirarse de la Mesa de Diálogo Social del País Vasco, donde ahora mismo abundan las sillas vacías: sólo la patronal y el Gobierno Vasco se mantienen fieles a ese espacio, mientras que UGT —el único sindicato que aún está presente— podría anunciar su adiós en los próximos días. ELA y LAB, las dos centrales mayoritarias de Euskadi, se negaron a participar desde un comienzo, ya que creían que había nacido muerta. Hoy la dan por enterrada.

“Deslealtad sin precedentes”, ha sido el término elegido por CCOO para definir la actitud del Ejecutivo de Urkullu. Quiso el destino que en la misma semana en la que el PNV decidía facilitar la tramitación de los Presupuestos de Rajoy, en Euskadi reventara el único espacio institucional abierto entre sindicatos —o, al menos, una parte de ellos—, empresarios y representantes del Gobierno Vasco. La dinamita que le hizo volar por los aires fue puesta por la propia administración autonómica, que, según denunció CCOO,  optó por negociar y firmar el denominado “Acuerdo Marco de Colaboración por el empleo y la cualificación en Euskadi 2018-2020” con CONFEBASK, la patronal vasca, al margen de dicha mesa de diálogo.

El sindicato liderado en Euskadi por Loli García entiende que ese convenio da vía libre a la patronal en materia de formación de trabajadores y personas en paro, teniendo en cuenta única y exclusivamente “las necesidades formativas de las empresas”. La secretaria de Acción Sindical de CCOO en el País Vasco, Mari Cruz Vicente, advirtió que el acuerdo “pone en bandeja a las empresas poder disponer de trabajadores gratis de forma permanente” y propicia la contratación en precario de personas jóvenes.

De hecho, la central no sólo se ha levantado de la Mesa de Diálogo Social, sino que también ha dado por dinamitado el espacio impulsado por el Gobierno Vasco en febrero pasado para abordar la brecha salarial de género. Ante esa situación, CCOO tiene previsto iniciar una serie de contactos con los partidos políticos con representación parlamentaria para explicar sus propuestas en esta materia.

De “muerta” a “enterrada”

Esta ruptura abre una de las mayores crisis en las relaciones entre CCOO y el Gobierno Vasco. Falta saber si UGT seguirá sus pasos. A finales de esta semana, Loli García habló con el máximo responsable ugetista en Euskadi, Raúl Arza, para adelantarle las decisiones que había tomado su sindicato. En esa línea, ha trascendido que UGT podría tomar esa misma decisión. Si eso ocurriese, la Mesa del Diálogo Social será simplemente un lugar de encuentro entre CONFEBASK y el Gobierno Vasco.

Nada de esto parece sorprender a LAB, el segundo sindicato más numeroso de Euskadi. “La mesa de diálogo social, que nació muerta, ha sido enterrada”, dijo el secretario de Acción Sindical y Negociación Colectiva, Xabier Ugartemendia, quien criticó a CCOO y UGT por haberse “ofrecido para atacar la mayoría sindical vasca, y así fueron utilizados para ello”. De hecho, tanto LAB como ELA —primera fuerza sindical de este territorio— optaron en 2016 por mantenerse al margen de este foro, al que siempre vieron “vacío de contenidos”. Por su parte, ELA tampoco participa en la mesa que aborda la brecha salarial, ya que considera que se trata de un “acto de propaganda” del Gobierno Vasco.

“Nos sorprende”

En ese contexto de ruptura, CONFEBASK salió en defensa del acuerdo alcanzado con el Gobierno Vasco en materia de formación y criticó la decisión de CCOO de retirarse de los ámbitos de diálogo. “Confiamos en que CCOO Euskadi reconsidere su postura. Una postura que, con franqueza, nos sorprende, no entendemos y lamentamos”, dijo la patronal a través de un comunicado.

Por parte del Ejecutivo de Iñigo Urkullu no ha habido, de momento, ninguna reacción. Quien sí habló fue su socio de gobierno, el PSE. Mediante una nota, la formación socialista ratificó su “apuesta por el diálogo social” y realizó un “llamamiento a agentes sociales e instituciones a recuperar el marco establecido para la concertación”. “El PSE-EE considera imprescindible que las relaciones y la concertación socio-laborales se desarrollen en términos de confianza y voluntad plena de colaboración en beneficio del progreso económico, la creación de empleo, la iniciativa empresarial y el respeto a los derechos de los trabajadores”, indicó. Para CCOO, esa “confianza” ya está perdida.