Público
Público

Los evasores roban miles de millones a la sociedad

La Agencia Tributaria recauda 10.000 millones anuales por las actuaciones contra el fraude. La deuda media liquidada es de 250.000 euros. Sólo 90 personas están en la cárcel por delito fiscal 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Me gusta pagar impuestos. Con ellos compro la civilización'. Esta frase de Oliver Wendell Holmes Jr., el más longevo magistrado del Tribunal Supremo de Estados Unidos (murió en 1935), expresa claramente por qué hay que pagar impuestos: para financiar los servicios públicos y de protección social. Sin embargo, esta buena predisposición a sufragar tributos no está tan extendida. Según una encuesta del Instituto de Estudios Fiscales, el 60% de los españoles considera que el fraude es habitual entre empresarios, profesionales liberales y autónomos. Sólo el 28% justifica cierto nivel de fraude, pero antes de la crisis eran el 41% los ciudadanos los que pensaban que hay circunstancias en la vida que motivan el fraude.

Francisco de la Torre, portavoz de la Organización de Inspectores de Hacienda del Estado (IHE), cree que 'el gran fraude empieza a estar realmente mal visto, pero el pequeño fraude sigue teniendo justificación'. Y es que 'cuando todos dicen que hay que bajar los impuestos, la gente se plantea por qué los paga'. Después de años en los que tanto el PP como el PSOE han bajado impuestos, se acaba de recuperar Patrimonio y el PSOE propone imponer un gravamen a las grandes fortunas y otro a la banca.

La Agencia Tributaria cuenta con 28.000 funcionarios. Francia tiene 140.000

Lógicamente, al estar oculto, no existen datos ciertos sobre cuánto fraude fiscal existe; algunos estudios, como el de Funcas, sitúan en torno al 20-23% la economía sumergida (que incluye más elementos que el fraude fiscal), pero Hacienda no lo considera concluyente. 'Ahora la economía sumergida tiene un componente de supervivencia. Es inevitable cierto porcentaje de economía sumergida y ha aumentado con la crisis, pero si hubiera de verdad cinco millones de parados habría habido una explosión social', señala De la Torre.

En la Agencia Tributaria trabajan casi 28.000 funcionarios frente a los 140.000 de Francia o los 150.000 de Gran Bretaña. Gestiona más de 33 millones de declaraciones en los principales impuestos, recauda 160.000 millones de euros netos (209.000 millones brutos) y tiene un presupuesto de 1.400 millones de euros. La administración tributaria española es la más eficiente de la OCDE (aparece detrás de Estados Unidos porque los americanos incluyen los ingresos de la Seguridad Social y España no). Por cada cien euros que ingresa, la AEAT sólo gasta 60 céntimos.

El 28% de los españoles justifica el fraude fiscal; antes de la crisis era el 41%

De la Torre reconoce que en los últimos años se ha hecho una mejor selección de los contribuyentes a inspeccionar, lo que ha redundado en una mejora de los resultados, pero señala que no tienen medios para mirar todo lo que habría que inspeccionar. El año pasado se inspeccionó a 26.000 contribuyentes y se realizaron 34.000 actuaciones relacionadas con tramas de IVA. La deuda media liquidada por contribuyente inspeccionado ascendió a 250.888 euros. En total, la recaudación obtenida por las actuaciones de lucha contra el fraude superaron los 10.000 millones el año pasado, con un incremento del 23% sobre 2009. Desde 2005 se han recuperado 45.583 millones. Ante estos resultados, Francisco de la Torre puntualiza: 'Existen agujeros legales que no se cierran y cada vez hay liquidaciones más elevadas'. Los inspectores de Hacienda proponen simplificar el Impuesto sobre Sociedades y eliminar deducciones, lo que facilitaría su control; y que el control de las Sicav vuelva a Hacienda. De la Torre defiende mantener el Impuesto sobre el Patrimonio porque proporciona información valiosa a la hora de controlar el fraude fiscal. Pero reclama que incluya la participación empresarial familiar que no aparece en la actualidad.

Aunque hay casos notorios de grandes fortunas que tienen su dinero en paraísos fiscales (la familia Botín pagó 200 millones para regularizar sus cuentas en Suiza), el fraude que más preocupa en Hacienda es el que está en manos de mafias.

Desde 2006 se han enviado cada año entre 800 y 1.200 casos de delito a la Fiscalía. La mayoría tienen que ver con el sector inmobiliario o fraude en el IVA. Las sentencias a favor de la AEAT están entre el 75 y el 80% y en el resto suele considerarse que no hay dolo probado. Pero las resoluciones son lentas y las condenas con ingreso en prisión efectivo muy pocas. A finales de 2010 sólo 90 personas estaban en la cárcel por delito fiscal y muchas tenían otros delitos. 'Hay 6.000 millones de euros parados en los tribunales. En España sale más rentable que te denuncien por delito fiscal a que te lo reclamen en un acta de inspección', explica De la Torre.

A Holmes, el juez que quería pagar impuestos, se le conoció como 'el gran disidente' porque a menudo no estaba de acuerdo con sus colegas de Tribunal, en una época donde se imponía el laissez faire, Holmes abogó por garantizar un salario mínimo, limitar el horario de trabajo y legalizar los sindicatos obreros. El tiempo daría en eso la razón a Holmes. En lo de no evadir impuestos está por ver.