Público
Público

Un exalcalde del PP ocultó en Suiza 600.000 euros

Nuevas pruebas agravan la situación de González Panero en el caso 'Gürtel'

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La información suministrada por Francia sobre españoles con cuentas abiertas en el HSBC Private Bank de Suiza ha destapado que el exalcalde de Boadilla (Madrid) Arturo González Panero, elegido en las listas del PP e imputado de primera hora en el caso Gürtel, ocultó en esa entidad más de 600.000 euros. En diciembre de 2006, el saldo de la cuenta ascendía a 866.216 dólares. Pero los fondos destaca un informe de Hacienda obrante en el sumario habían llegado a sobrepasar los 910.929 dólares: 632.400 euros al cambio actual.

El nuevo dato agrava la situación procesal de Panero, conocido en la trama como el Albondiguilla. Ahora, el juez Antonio Pedreira le atribuye un nuevo delito de fraude fiscal perpetrado de manera conjunta con su hoy exesposa, Elena Villarroya, que engrosa así una lista con más de 70 imputados. Ambos deberán comparecer ante el magistrado el próximo día 29.

Las pesquisas desarrolladas por Hacienda han constatado que Panero y Villarroya no incluyeron los fondos de esa cuenta suiza en sus respectivas declaraciones de IRPF de 2005 y 2006. El primero de esos ejercicios, la pareja divorciada desde 2010 habría defraudado 238.429 euros. Y en 2006, otros 123.396 euros. En total, 361.825 euros.

La exmujer de el Albondiguilla' pasa a engrosar la lista de imputados

Sujeto a una fianza civil de 1,8 millones de euros para garantizar las responsabilidades económicas exigibles en caso de condena, sobre Panero ya pesaba un largo rosario de imputaciones por corrupción: cohecho (soborno), tráfico de influencias, asociación ilícita, fraude fiscal, blanqueo de capitales y falsedad.

Según Hacienda, la cuenta utilizada por Panero y Villarro-ya para esconder fondos en el HSBC Private Bank Suisse fue abierta el 28 de junio de 2005 a nombre de LongridgeInternacional SA, que viene a ensanchar el mapa de sociedades instrumentales utilizadas por el conglomerado corrupto.

La procedencia del dinero 'carece de justificación', subraya la Agencia Tributaria en la denuncia cursada a la Fiscalía de Madrid y que ha terminado por incorporarse al sumario Gürtel. Aunque Villarroya negó a los inspectores de Hacienda poseer cuenta en Suiza y alegó que la gestión económica del matrimonio era cosa de Panero, Hacienda recalca que es ella quien figura como apoderada de Longridge Internacional SA.

'Puede sostenerse concluye la Agencia Tributaria que, en el caso concreto, existen indicios para suponer que los fondos de la cuenta de continua referencia pertenecen a la señora Villarroya, si bien de las manifestaciones realizadas por esta puede inferirse, como dice la inspección, que sea el señor González Panero el beneficiario último de los fondos'.

Hacienda atribuye a la pareja haber defraudado 407.000 euros en dos años

Como ya había evidenciado la investigación, Suiza fue uno de los santuarios económicos preferidos por la trama. Allí, el juez ha localizado 17 millones de euros en una cuenta cuyo beneficiario último era Francisco Correa, el Don Vito de la trama.

Desde luego, los datos sugieren que Panero y Villarroya manejaron bien su relación con Correa y sus subordinados. Al cierre de 2005, la cuenta suiza del HSBC contenía 627.529 dólares. Un año más tarde, el saldo se había disparado en 238.687 dólares hasta alcanzar los 866.216.

El hallazgo facilitado por Francia puede modificar, al alza, las cuentas del soborno que Anticorrupción atribuye a Panero. Hasta ahora, la Fiscalía y el juez Pedreira tenían indicios de que el Albondiguilla había recibido 600.000 euros a cambio de utilizar su lápiz de alcalde en favor de empresas propiedad de Correa o de empresarios afines a la red corrupta. En la nómina de adjudicaciones amañadas presuntamente por orden de Panero, figuran el contrato de limpieza viaria adjudicado a Sufi y FCC en el 2002; otros tres contratos relativos a obras otorgados a principios de 2003 a Constructora Hispánica; la adjudicación directa de una parcela a UFC en 2005; y el contrato de ejecución del llamado Parque del Deporte y la Salud de Boadilla del Monte, cuyo beneficiario fue de nuevo Hispánica.

El entonces propietario de Hispánica permanece imputado, al igual que el de Sufi y el de UFC. Los tres han devuelto casi 27 millones a Hacienda para, valiéndose de la llamada 'excusa absolutoria', evitar ser imputados también por delito fiscal.