Público
Público

El exceso de títulos en el campus cuesta 2.100 millones

Un informe empresarial alerta de que 9.500 profesores universitarios no investigan. De 47 centros públicos, 17 no producen patentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El lobby empresarial apuesta por reducir un 30% el número de docentes para que la universidad gane eficacia. Según un estudio de la Fundación CYD (Cooperación y Desarrollo), encabezada por la presidenta del Banco Santander en Reino Unido Ana Patricia Botín, un 24% de los profesores de las universidades públicas 'no produce resultados evaluables' de investigación. Según este informe, el ajuste de la oferta y la demanda de títulos, junto con la adaptación de la intensidad docente ahorraría 2.100 millones de euros anuales de los presupuestos universitarios.

El estudio ensalza que 'más de un 42% de las enseñanzas del sistema universitario público español tienen menos de 50 alumnos de nuevo ingreso'. Este mensaje representa todos los temores de los grupos de estudiantes y profesores que se oponían a la renovación mercantilista del campus a través del proceso de Bolonia, implantado ya al 100% de los títulos. Es decir, la adaptación de la universidad únicamente al desarrolloeconómico.

De 2008 a 2009 la financiación privada universitaria cayó en 324 millones

'Acusar a la universidad pública española de despilfarro es muy injusto, teniendo en cuenta que es una de las peor financiadas de la Europa de los 15 (antes de la ampliación)', advierte el director de la cátedra Unesco de Gestión y Política Universitaria de la Universidad Politécnica de Madrid, Francisco Michavila. 'La universidad española pasa por un momento de recuperar la distancia perdida, no de recortar; aunque quede bien decir, en el contexto económico actual, que se ahorraría 2.100 millones', añade Michavila.

La media de profesores por alumnos en España es de nueve por cada 100, mientras que la media de los países donde está implantado el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) es de seis docentes por cada 100 estudiantes, según el informe. La crítica que hacen las empresas a la universidad se suma a la autocrítica que los propios rectores hicieron el pasado febrero en el informe de La Universidad española en cifras 2010 de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE). Este documento reveló que desde 1996 ha aumentado el número de carreras universitarias un 43%, frente un descenso de un 15% en el número de alumnos.

El informe de la CRUE advertía de un exceso de campus universitarios florecidos al amparo presupuestario de las comunidades autónomas. Como ejemplo se ponía a la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha que en apenas una década había aumentado su oferta de títulos universitarios generalistas como Derecho o Económicas en un 88,83%.

'Acusar de despilfarro al campus es injusto', dice un experto

Una de las conclusiones del informe de la Fundación CYD y del citado de la CRUE es que el futuro pasa por avanzar en las directrices marcadas hace ya una década en la Declaración de Bolonia que dio lugar al EEES. Sin embargo, este proceso no señalaba que era necesario reducir las carreras con menos demanda, sino que las universidades avanzasen en la especialización de materias concretas. Es decir evitar, como sucede en la Comunidad de Madrid que los mismos títulos sean ofrecidos por cinco universidades públicas diferentes.

La Fundación CYD apuesta por la adaptación total de los títulos universitarios a la producción económica, para conseguir que los campus españoles suban puestos en las clasificaciones internacionales. 'Si se reduce la oferta docente a lo que debería requerir Bolonia, nos podríamos ahorrar 2.100 millones, que supone el 30% del coste de la función educativa', apostó el coordinador del informe, Martí Parellada, informa Europa Press.

Los rectores señalaron en febrero que los títulos habían aumentado en exceso

El informe admite las deficiencias de la financiación pública y privada de la universidad. De hecho revela que entre 2008 y 2009 la crisis ha reducido un 6,5% la financiación privada en I+D universitaria, lo que supone una reducción de 324,1 millones de euros.

Michavila propone una tasa de formación para que las empresas generen 'retorno' a la sociedad, puesto que se benefician del esfuerzo inversor público en la formación universitaria de trabajadores. 'Las empresas critican la gobernanza de las universidades y su supuesta ineficacia, pero el mundo empresarial no puede dar mucho ejemplo teniendo en cuenta su aportación a que la sociedad tenga una productividad alta', opina Michavila.

A la presentación del informe acudió el vicepresidente del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba. Rubalcaba, ministro de Educación entre 1992 y 1993, quien señaló que 'la universidad tenía históricamente dos funciones: enseñar e investigar'. 'Ahora, tiene una tercera, que es transferir el conocimiento y en esta es en la que estamos más verdes', asumió. 'Probablemente no sea sólo culpa de la universidad sino que también tenga algo que ver el tejido productivo, que es muy pequeño', concluyó.

10% la tasa de paro en universitarios españoles

Pese a ser un dato de paro menor que en el resto de trabajadores con estudios inferiores, esta tasa de paro es casi el doble de la existente en la media de la OCDE.

1,9% la crisis ha aumentado el número de matrículas

La falta de oportunidades en el mundo laboral, junto con el aumento de la oferta de títulos universitarios supuso un incremento de un 1,9% de matrículas de grado en 2010.

10% más de sobrecualificación que la media de la UE

El empleo que encuentran los graduados españoles es de peor nivel para sus estudios.