Público
Público

Exteriores culpa al independentismo catalán del palo de Standard & Poor's a la deuda española

El ministro José Manuel García Margallo dice que el debate abierto en Catalunya debilita la posición de España en los mercados y perjudica la búsqueda de financiación. El Gobierno, ni se cree la rebaja de califica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Ni el aumento de la inflación por culpa de los recortes, ni el paro, ni los datos demoledores del Fondo Monetario Internacional (FMI). Ni siquiera la recomendación de su director de Asuntos Monetarios y Mercado de Capitales, llamando a España a pedir el rescate a Europa. Para el Gobierno, la culpa de que Standard & Poor's rebajara ayer dos escalones (de BBB+ a BBB-) la calificación de la deuda dejando los bonos españoles a un paso del precipicio, es culpa del debate en Catalunya sobre la independencia. 

Para José Manuel García-Margallo, la deriva nacionalista está debilitando la posición de España en los mercados y perjudica la búsqueda de financiación. Así se expresó el ministro de Exteriores en el Congreso de los Diputados durante la discusión sobre la entrada de Croacia en la Unión Europea. Un debate en el que Margallo volvió a invocar la 'marca España', asegurando que las muestras independentistas dan una mala imagen del país y obstaculizan la búsqueda de financiación para comunidades autónomas en dificultades.

S&P argumentó su decisión por el agravamiento de la crisis económica, que está limitando las opciones del Gobierno, así como en el aumento del desempleo y las restricciones presupuestarias. Margallo no lo tuvo en cuenta y avisó a Catalunya de que 'digan lo que digan, fuera de Europa no hay salvación', dijo el ministro, para quien 'salir de la UE es extraordinariamente fácil pero entrar en ella es extraordinariamente difícil'.

Más comedido fue el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, quien se limitó a recalcar que el Gobierno está 'sorprendido' por el anuncio de la agencia de rating. 'La voluntad del Gobierno de continuar con las reformas y corrigiendo la desviación del déficit es absoluta', dijo Jiménez Latorre, que se ha mostrado confiado en que 'la agencia pueda reconsiderar la calidad de la deuda pública española, una vez se vayan cumpliendo los objetivos marcados'.