Público
Público

Exteriores defiende la visita de Bono al dictador Obiang

Trinidad Jiménez cree que es un viaje "bueno para los intereses de España" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La polémica visita de una delegación del Congreso, encabezada por su presidente, José Bono, a Guinea Ecuatorial, recibió ayer el aval de la titular de Exteriores, Trinidad Jiménez. Su departamento dio el plácet a la visita, que responde a una invitación del régimen guineano, liderado con mano de hierro desde hace más de 30 años por Teodoro Obiang. 'Le dije que me parecía bien que viajara a Guinea, porque la diplomacia parlamentaria forma parte de la fórmula que utilizamos para relacionarnos', señaló Jiménez en TVE.

Bono se entrevistó ayer con el dictador Obiang. 'Lo que nos une es muchísimo más que lo que nos separa', señaló. Con él viaja una delegación compuesta por el portavoz de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida, Gustavo de Arístegui, del PP, y el socialista Àlex Sáez. También invitado, el portavoz del PNV, Josu Erkoreka, rechazó participar en este viaje, que ha estado rodeado de polémica desde el primer momento.

El PP no confirmó su presencia hasta última hora, el PSOE acogió la iniciativa sin entusiasmo y Duran ha admitido tantos recelos como desafecto hacia la visita: 'No tengo otro remedio que ir', se excusó en su web. Guinea es un destino incómodo, pero con petróleo. 'Sigue sumida en la corrupción, la pobreza y la represión', denuncia Human Rights Watch. 'El Gobierno practica regularmente la tortura y la detención arbitraria', añade esta organización.

Los intereses comerciales han primado esta vez sobre la defensa de los derechos humanos. Bono entregó a Obiang un listado de potenciales inversores españoles y abogó por 'reforzar lazos'.

PNV, ERC, BNG, IU, UPyD, UGT y CCOO critican esta visita, que 'ayuda a encubrir' una dictadura, según criticaron ayer ambos sindicatos. En 2006, las minorías del Congreso plantaron a Obiang en la Cámara para censurar a Zapatero por recibirle en la Moncloa.