Público
Público

Extremadura "Me he sentido desnuda públicamente, sin intimidad y sin privacidad por ser mujer y ser alcaldesa"

La alcaldesa del pueblo extremeño de Carcaboso, Lorena Rodríguez, denuncia acoso y hostigamiento por parte de la oposición del grupo socialista en el ayuntamiento.

Publicidad
Media: 4.75
Votos: 4

Lorena Rodríguez, alcaldesa de Carcaboso.

La primera edil de Carcaboso por el Partido Regionalista Extremeño, Lorena Rodríguez, denuncia el acoso y hostigamiento que sufre por la oposición del PSOE. Rodríguez ocupó el puesto tras la inhabilitación de Alberto Cañedo, que también señaló una persecución política del concejal portavoz socialista que le ha llevado a las puertas de la cárcel. 

"Tengo la sensación de tener un detective detrás constantemente. En otro sector no pasaría, pero en política bajo el 'todo vale' se permite el acoso", denuncia Lorena Rodríguez, actual alcaldesa del municipio extremeño de Carcaboso, un pueblo de la provincia de Cáceres de unos 1.200 habitantes. El "detective" al que se refiere Rodríguez es el concejal de la oposición del PSOE, Dioniso Mario Bueno Sánchez, que ha sido la acusación particular de varios juicios que ya han llevado a la inhabilitación a los dos últimos dirigentes de la localidad. Entre ellos, Alberto Cañedo, que ahora se encuentra al borde de la cárcel por no poder pagar las multas y costes de las querellas y las sentencias de los pleitos. 

Rodríguez comenzó en la alcaldía en diciembre de 2014. Tan sólo cuatro meses después, el 27 de marzo de 2015, presentó una denuncia contra el socialista Mario Bueno por acoso, pero fue archivada sin que ni siquiera presentara declaración. "Me he sentido desnuda públicamente, sin intimidad y sin privacidad por ser mujer y ser alcaldesa", denunció Rodríguez en una carta por las redes sociales. Sostiene que la vigilia constante sobre ella y su vida privada se entendió comprensible por ejercer un cargo público. Después de esto, se tuvo que dar de baja: "Entré en depresión, asistí a una psicóloga y estuve de baja 17 meses por el acosamiento que he sufrido", narra a Público

El malestar que expresa Rodríguez no se entiende sin los precedentes del Ayuntamiento. Alberto Cañedo y José Sánchez Navarro, los antecesores en el cargo, fueron inhabilitados por no contestar a las preguntas del concejal socialista, Mario Bueno, y de su hermano, Alfonso Bueno. Durante la dirección de Cañedo los escritos de los dos ediles llegaron a los 700 en tan sólo dos años. Aún continúan enviando esta cantidad sorpresiva de peticiones: "Cada lunes tenemos cuatro o cinco escritos sobre las reuniones que tengo, con quién, cuánto han durado, los kilometrajes del coche, quién iba en él… es un control excesivo", explica Rodríguez. 

“Muchos cargos directivos ni te miran a la cara por ser mujer”

Pero no sólo es eso. La alcaldesa afirma que el socialista le ha seguido con el coche para comprobar dónde iba y con quién, controlando lo que hacía en cada momento y contándolo después públicamente. Además, señala otro perjuicio más en su caso: "Me trata diferente por ser mujer. Me ve como una niñata, como una chica joven y me trata como tal. En política nos queda mucho por hacer, muchos cargos directivos ni te miran a la cara por ser mujer". 

El concejal Iván Martín González confirma la situación de acoso señalada por Rodríguez. "No sólo se mete en su vida, también en la del resto de compañeros. Y cuando estuvo la alcaldesa de baja por depresión, yo la sustituí y pude comprobar cómo no paraba de preguntar donde estaba, a qué hora iba a los sitios, qué hacía...", cuenta a Público el concejal. 

¿Dónde están los límites en política?

Más allá de esto, lo que Rodríguez pone sobre la mesa es cómo enfrentar el "en política todo vale" para marcar un límite entre su cargo público y su vida personal. Juan Carlos Herrero, vecino de Carcaboso, también apunta a que se trata de una situación de acoso personal y "político de manual". "Tenemos el error de considerar acoso solo lo relacionado con lo sexual, sobre todo cuando se ejerce contra una mujer, pero existen otras formas, sin la componente sexual, que son igual de incapacitantes, y que en muchos casos también tienen su origen machista, y esta es una de ellas", declara Herrero. 

"En la alcaldía del Ayuntamiento tenemos dedicación exclusiva. El enero pasado aprobaron que mi sueldo sería de 800 euros, por debajo del SMI. Cobro menos que cualquier puesto del Ayuntamiento y tengo dedicación exclusiva. Tengo 33 años, estoy casada, tengo mi hipoteca, mis préstamos y necesito un trabajo digno. Tener dedicación exclusiva hace que pida al pleno la compatibilidad para poder trabajar. Y cuando lo hago comienzan las preguntas constantes de dónde he trabajado y cuándo en el sector privado, cosas que pertenecen a mi vida personal", cuenta Rodríguez. 

Los requerimientos del socialista llegan a "hacerle un seguimiento" a personas cercanas de la alcaldesa, como se puede ver en la lectura del escrito presentado por Bueno durante el pleno municipal de Carcaboso el pasado 13 de octubre de 2017. Uno de los casos es el de María Hernández, compañera de trabajo y amiga de Rodríguez, sobre la que pide saber en qué lugar y desde cuándo está empadronada en Carcaboso. 

En este mismo pleno, la alcaldesa responde a otra de las preguntas del socialista (que realizó hasta diez veces en diferentes escritos) a la que contestó que no respondería por la ley de protección de datos. La cuestión era el nombre de la persona a la que había pagado la habitación de un hotel de Madrid. Por ello, contesta el concejal socialista que lo pondrá "en conocimiento de los juzgados". De hecho, Herrero también denuncia que todas estas peticiones las hace públicamente "para que Lorena sienta que está continuamente exponiéndose a un examen sobre su privacidad y el exiguo límite entre esta y sus funciones municipales". 

La alcaldesa afirma que políticos socialistas le han mostrado su apoyo pero no frenan la situación

"Tuve una entrevista con el Presidente socialista de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, para que pusiera límites. Esto, casualmente, coincidió con la desaparición de los plenos durante cuatro meses del concejal Bueno", explica la alcaldesa. Cuando volvió se le preguntó por su ausencia. Aunque él, a diferencia de lo que exige en sus peticiones, no dio ninguna respuesta. Rodríguez también afirma que hay políticos socialistas que le han mostrado su apoyo y que no entienden la actitud de su camarada de partido, aunque no le ponen freno. 

Las dificultades para hacer políticas

Los perjudicados de todo esto no son sólo quiénes sufren el acoso, sino el pueblo de Carcaboso. Durante la política que comenzó Alberto Cañedo y que ha continuado Rodríguez se han llevado adelante políticas agroecológicas que han generado un impacto positivo ambiental y económico en el pueblo. Sin embargo, llevar proyectos adelante se hace muy difícil: "Llevamos dos años sin poder presentar presupuesto. El año pasado los rechazaron porque estuvieron en contra de que 16.000 euros fuesen presupuestos participativos". 

"En un congreso autonómico o nacional llegan a acuerdos y aquí a nivel local es imposible sacar proyectos con tanta burocracia y trámites, como pasó con la propuesta de crear una radio local, a la que pusieron todas las tramas burocráticas que podían hasta pararlo. Es como chocarse contra una pared. El único modo de desbloqueo es que esta persona en concreto se quite de la portavocía porque hemos tenido cuatro plenos en los que no ha estado y la relación que mantuvimos con la oposición fue de dialogo y llegando a un punto común", explica el concejal Martín. Herrero también percibe estas dificultades: "Cuando una alcaldesa no puede actuar con libertad y se coartan sus movimientos es imposible ejercer sus funciones".

El mayor miedo de Rodríguez es llegar a los tribunales por tramas burocráticas y que le ocurra como a Alberto Cañedo. Pero, a pesar de esto, la alcaldesa dice que lucha por mantener su cargo: "No me rindo porque estamos mostrando que es posible otra forma de hacer política y que es un modelo de gestión muy bueno para el pueblo".