Público
Público

Fabra cree que el Gobierno de Rajoy discrimina a los valencianos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El president de la Generalitat Valenciana lleva un tiempo rumiando en privado su descontento con la actitud de Mariano Rajoy hacia los conservadores valencianos, a quienes tanto debe: concretamente, el apoyo del Partido Popular de la Comunitat Valenciana (PPCV) fue decisivo en la reelección del hoy presidente del Gobierno al frente del PP en 2008, cuando el rechazo hacia este en sus propias filas era más evidente e indisimulado. A Alberto Fabra, según sostienen en las filas del PP, le tiene desconcertado la actitud del jefe del Ejecutivo con su Gobierno, sobre todo, en contraste con la que Rajoy mantuvo con su antecesor, Francisco Camps, respaldándolo contra viento y marea a pesar de las graves acusaciones que caían sobre el valenciano por la trama Gürtel.

Fabra ya se tragó su malestar –sólo se desahogó en privado– por que la V Conferencia de Presidentes se celebrara en Madrid, en el Senado, y no en Valencia, como el propio Rajoy le había prometido que se haría en su primera reunión en la Moncloa, el pasado febrero. Un compromiso que todo el espectro conservador interpretó con alivio como un firme espaldarazo al sucesor de Camps y el comienzo de una etapa de sosiego entre Valencia y Madrid, después de los convulsos tira y afloja derivados de los escándalos de corrupción que afloraron en la Comunitat.

 Al president le tiene desconcertado el trato de su jefe, lejos del respaldo que prodigó a Camps

La 'austeridad', argumentan en Madrid, fue el motivo por el que Rajoy decidió no tirar hacia delante con la celebración de la Conferencia de Presidentes en tierras valencianas. En el PPCV, sin embargo, no parecen muy convencidos: los presidentes autonómicos tenían que desplazarse igualmente a Madrid, por lo que el gasto sería muy similar si el acto –como pretendían en Valencia– se realizaba en alguna sede institucional.

La gota que ha colmado el vaso del malestar de Fabra, sin embargo, ha llegado con el texto del proyecto de Ley de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2013: la inversión en el País Valencià ha caído un 35,11% con respecto a 2012 y, según ha denunciado inmediatamente la oposición valenciana, 'representa el 6,1% del total de la inversión autonómica, cuando la población valenciana abarca ya el 11% de la estatal'.

El PP valenciano no quiere quedarse de brazos cruzados ante la Moncloa

Desde los Presupuestos de 2005 –los primeros del entonces presidente José Luis Rodríguez Zapatero–, los gobernantes valencianos se han quejado de la 'discriminación' a la que estaban sometidos con las inversiones del Ejecutivo socialista y parece que Rajoy ha decidido continuar con esta senda, según los dirigentes actuales capitaneados por Fabra. El pasado martes, uno de los puntales del PPCV y del PP en general, la alcaldesa Rita Barberá, estuvo en Madrid y trajo el recado del presidente Fabra, trasladándoselo directamente a la vicepresidenta, Soraya Saénz de Santamaría, que la presentó en un desayuno informativo: hay 'falta de equidad en el reparto' de los escasos recursos estatales, afirmó a los medios la regidora valenciana, y 'malestar y disgusto' en la Generalitat con los PGE diseñados por el Gobierno. No es la primera vez que la regidora valenciana se queja del trato de Rajoy

El PPCV, según sus integrantes, no pretende quedarse de brazos cruzados ante el Gobierno central, 'lo mande quien lo mande', subrayan. Así, dejando a un lado un creciente sentir político de que Rajoy está castigando el derroche de Camps en las cuentas de Fabra 'en el peor momento' –la Generalitat ha pedido un rescate al Estado por más de 4.500 millones y el vicepresidente José Císcar ha tenido que disculparse públicamente por los impagos, entre otros, a la Mesa de la Discapacidad–, los conservadores con escaño en Madrid preparan una serie de enmiendas para llevar a Congreso y Senado y tratar de forzar una modificación en su parte de los PGE de 2013. No cuentan con muchas esperanzas, reconocen, dado el estado de las arcas públicas, pero sí quieren que los valencianos comprueben que no se arredran ante el liderazgo absoluto del PP de Rajoy.