Público
Público

Fabra recorta en Sanidad y no en grandes eventos

La Generalitat asegura que no cerrará hospitales ni centros de salud

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En el País Valencià, los recortes se cebarán en la Sanidad y en los funcionarios, y habrá subida de impuestos. Pero el glamour de los grandes eventos, de momento, no se toca, ni se aplicará el impuesto de Patrimonio, que grava a los más ricos. El Gobierno autonómico tampoco se plantea medidas preventivas para que no se repitan los casos de presunta corrupción de estos últimos años, que han supuesto un saqueo en toda regla de las arcas valencianas.

El vicepresident de la Generalitat, José Císcar, desglosó el recorte, que 'nace de una situación excepcional que necesita medidas excepcionales', afirmó, en referencia a la desesperada situación de la Generalitat, que el mes pasado tuvo que pedir un aplazamiento en el pago de la cuota de la Seguridad Social.

Los funcionarios tendrán menos ayudas sociales y menos días libres

La Generalitat anunció, además, una subida de impuestos. El conseller de Hacienda, José Manuel Vela, reconoció que la medida va contra el 'ideario del PP', pero, dijo, 'es necesario hacerlo'. Entre otras medidas, la Generalitat subirá el tramo autonómico del IRPF para las rentas superiores a 120.000 euros e incrementará el impuesto sobre los hidrocarburos.

El recorte será de 1.050 millones sobre el presupuesto de 2012, que en total prevé un gasto de cerca de 15.000 millones. El grueso del tijeretazo afectará a la Sanidad, en la que se ahorrarán 440 millones. Pese a la elevada cifra, Císcar garantizó que 'no habrá reducción de personal, no hay ningún tipo de copago, no se cierra ningún centro de salud ni ningún ambulatorio y no se cierra ninguna cama'.

El ahorro vendrá sólo de 'mejorar la gestión', según Císcar. Se unificarán, por ejemplo, los servicios de cocina o lavandería de los hospitales de una misma zona, y se establecerá un menú básico para los enfermos, que no podrán elegir entre varios platos. Se recortarán servicios, aunque serán aquellos que, según Císcar, son innecesarios, como tener varios médicos de determinadas especialidades de guardia. Dejará de haber un laboratorio para cada hospital, y habrá una de estas instalaciones para varios centros.

La Generalitat se niega a hacer público su contrato con Ecclestone

Los recortes también afectarán a los funcionarios, que tendrán menos días libres y menos ayudas sociales. Además, la Generalitat no completará su sueldo en caso de baja por enfermedad. También dejará de reconocer sexenios y reducirá a la mitad el dinero que paga a quienes ya lo tenían reconocido.

También se anunció un gesto con el que, según Císcar, los altos cargos quieren acompañar en el 'sacrificio' a su 'gente'. Se trata de una rebaja de sueldo vinculada al déficit: cuanto más alto sea este, más bajarán aquellos. 'Si el déficit sube un 1%, los sueldos bajarán un 1%', puso como ejemplo el vicepresident.

Antes de que los periodistas le hicieran las previsibles preguntas sobre el asunto, Císcar abordó los grandes eventos. El mantenimiento de este gasto mientras la crisis ahoga a la Generalitat que no paga desde hace meses a empresas vinculadas con la Dependencia, y reconoce severos retrasos en los pagos a proveedores ha generado grandes críticas.

Císcar aseguró que el asunto está en 'absoluta revisión' y explicó que el Consell está intentando renegociar a la baja los contratos que lo vinculan a estos fastos. Detalló que pedirá al magnate de la Fórmula 1 Bernie Ecclestone una rebaja del dinero público que se invierte en la carrera anual que se celebra en Valencia. El evento cuesta unos 20 millones de euros anuales, y se creó por el empeño personal del expresident Francisco Camps. La Generalitat asegura que el evento es rentable, pero se niega a hacer público el informe que detalla los beneficios económicos y sociales que genera. También rechaza mostrar el contrato que Camps firmó con Ecclestone, en el que se establece una penalización para la Generalitat si esta renuncia al evento.