Público
Público

Fallece Isaac Díaz Pardo, "el hombre más querido de Galicia"

El intelectual galleguista ha expirado esta mañana en A Coruña a los 91 años de edad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El intelectual galleguista Isaac Díaz Pardo ha fallecido esta mañana en A Coruña a los 91 años de edad.

El diseñador, ceramista, editor y empresario permanecía ingresado en un hospital coruñés desde el pasado 22 de diciembre, y falleció sobre las 8:30 horas de hoy debido a una neumonía.

Sus restos mortales serán trasladados este mediodía al tanatorio Servisa en A Coruña.

El presiente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha expresado hoy el pesar de su Gobierno y "de todos los gallegos" por el fallecimiento de Isaac Díaz Pardo, a quien calificó como "el mejor ejemplo de una vida dedicada a un compromiso llamado Galicia" y "espejo en el que mirarnos todos los gallegos" y es el mejor ejemplo de una vida dedicada a Galicia. 

Isaac Díaz Pardo, "el hombre más querido de Galicia", según lo definió el escritor Manuel Rivas [lee la entrevista] y una de las personas más reconocidas y premiadas en los ámbitos social, artístico y empresarial de Galicia, siempre consideró su vida una colección de "fracasos". 

Díaz Pardo, nacido en 1909, fue hijo del también histórico galleguista Camilo Díaz Baliño, fusilado en 1936 por aquéllos que se sublevaron contra la República.

En Buenos Aires entró en contacto con Luis Seoane y otros galleguistas exiliados  Estudió Bellas Artes en Madrid y fue profesor en Barcelona. Tras un truncado intento de ser arquitecto, decidió dedicarse a la pintura. Tras unos años dedicado a esta actividad, Díaz Pardo emigró a Buenos Aires, donde pasó trece años. Allí estuvo en contacto con otro galleguista histórico, Luis Seoane.

De su estancia en Sudamérica, y gracias al contacto que mantuvo con este autor surgió el Laboratorio de Formas, matriz de lo que más tarde se convertiría en el Grupo Sargadelos.

Entonces despertó su aspiración empresarial y en Argentina montó una fábrica de cerámica en Magdalena, cerca de Buenos Aires, lo que le facilitó una fluida relación con exiliados gallegos y "de los pueblos ibéricos".

De las instituciones que este colectivo creó para recuperar la memoria histórica, destacan el Instituto Galego de Información, el Museo Carlos Maside, el nuevo Seminario de Estudos Galegos, las Cerámicas do Castro y la fábrica del castro de Samoedo, Sargadelos.

Esta fue la faceta más conocida del intelectual galleguista y la que marcó sus últimos años y su último fracaso, ya que fue apartado de la dirección y de la administración del grupo.

Tras recibir la Medalla de Galicia en 2007, entre otros premios, Díaz Pardo, que se caracterizaba por su humildad, aceptó la distinción como un homenaje a todos los que, como él, tuvieron que seguir trabajando por Galicia desde el exilio.

A lo largo del pasado año, ya con una salud debilitada y cada vez con menos presencia pública, recibió diversos homenajes, que él entendía como un "desagravio, a lo que pasó en Sargadelos".

Uno de sus hijos cree que Xunta se ha aprovechado de su padreUnos de esos actos fue la inauguración de la exposición "Pinturas y fracasos", con una retrospectiva de su obra pictórica, pero también un homenaje a toda su trayectoria artística y vital.

La Xunta llegó a un acuerdo con Díaz Pardo para que la Ciudad de la Cultura custodie el legado bibliográfico, documental, epistolar y gráfico del intelectual, compuesto por más de 16.000 volúmenes de la biblioteca, las colecciones de O Castro, documentación en el exilio, miles de cartas con Luis Seoane o Rafael Dieste y el "testimonio que a lo largo de su vida ha ido conformando su historia".

Este acuerdo no se cerró sin polémica, ya que uno de los hijos del galleguista, mostró su desacuerdo por la forma en la que, en su opinión, el Gobierno gallego se aprovechó de su padre.

- Tal vez te interese: El intelectual que obró la utopía de la Bauhaus