Público
Público

La falta de becas hace peligrar el plan Bolonia

España está a la cola de la OCDE en gasto público para ayudas a los alumnos. La escasa inversión amenaza el I+D universitario.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La reforma universitaria conocida como plan Bolonia es, según el Gobierno, la oportunidad para hacer efectivo el deseado cambio de modelo económico basado en la construcción y el turismo hacia la investigación. Sin embargo, algunos datos del Ministerio de Ciencia y de la Conferencia de Rectores (CRUE) revelan que los pilares básicos de esa reforma son de plastilina.

España invierte en becas sólo el 0,08% de su PIB frente al 0,25 de la media de los países de la OCDE. El balance de empresas creadas a partir de proyectos universitarios también es mejorable: apenas llegaron a las 120 en 2007.

El proceso de entrada en Bolonia o Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) culminará en el curso 2010/2011. Para ese año, todas las carreras deberán garantizar que los alumnos graduados tengan conocimientos específicos que ayuden a crear tejido de investigación y desarrollo en la sociedad. Para ello, se ha planteado un sistema de docencia que trata de acercar la empresa a las facultades.

Los estudiantes que se han posicionado contra esta reforma han alertado del peligro de establecer una preparación profesional a través de costosos cursos de posgrado. Básicamente, desconfían de que las becas lleguen a todos los que las necesitan y que esos másters sean completamente accesibles.

Las universidades son conscientes del esfuerzo económico que supondrá aumentar las ayudas para acceder a un máster oficial. 'Que un sistema sea público no quiere decir que sea del Gobierno, es de la sociedad. Y público tampoco es igual que gratis. Hay que hacer un esfuerzo para que se sostenga', reclamó el presidente de la CRUE y rector de la Universidad Autónoma de Madrid, Ángel Gabilondo. El secretario de Estado de Universidades, Màrius Rubiralta, aseguró que el objetivo es aumentar la inversión en becas para llegar a la media de la OCDE en el curso 2011/2012.

El Gobierno confía en que el esfuerzo en ayudas a los alumnos disuelva las protestas contra Bolonia. Gabilondo, a favor de la reforma, aseguró que hay elementos de las protestas de los alumnos que deben ser tenidas en cuenta. 'Todos los másters no son iguales. Uno que sirva para ejercer una profesión, como puede ser el de profesor, no puede costar lo mismo que el resto', señaló.

El presidente de los rectores se mostró partidario de que ese tipo de formación tenga un precio similar al de los grados. La media de estos cursos oscila entre los 1.233 euros y los 2.554 de media.

Los informes presentados ayer también valoran la implantación actual de la universidad en la investigación y desarrollo. El rector de la Universidad de Valencia y presidente de la Comisión Sectorial de I+D de la CRUE, Francisco Tomás, señaló el esfuerzo realizado por las universidades al generar el 68% de la producción científica del país. 'De las 189.000 personas dedicadas a la ciencia, 115.000 están en la Universidad. De ellas, 55.000 son investigadores', explicó.

El informe que evalúa el trabajo de las Oficinas de Transferencia de Resultados de Investigación (OTRI) en 2007 señala que, además de 120 empresas de investigación, se han creado 434 patentes. 'Es cierto que no crecen con las expectativas de un país con el nivel económico de España', destacó Tomás. Gabilondo recordó que el momento actual de 'economía de supervivencia' exige nuevas soluciones.