Publicado: 16.10.2016 20:10 |Actualizado: 16.10.2016 20:10

FCC baraja emitir 1.250 millones en bonos para refinanciar su deuda

El grupo busca recuperar el pago de dividendo suspendido desde 2013

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
La presidenta de FCC, Esther Alcocer Koplowitz, con el consejero delegado del grupo, Carlos Jarque. E.P.

La presidenta de FCC, Esther Alcocer Koplowitz, con el consejero delegado del grupo, Carlos Jarque. E.P.

MADRID.- FCC ha empezado a negociar con sus bancos acreedores la refinanciación de 3.310 millones de euros de deuda que vence en 2018, el grueso (el 75%) del pasivo total del grupo, con la voluntad de cerrarla antes de que concluya el año.

En el marco de este proceso, la compañía controlada por Carlos Slim se plantea acudir al mercado de capitales con una emisión de bonos para levantar hasta 1.250 millones de euros, la tercera parte del monto a refinanciar.

Santander y BBVA actúan como bancos agentes de una negociación "compleja", en la que están inmersas un "gran número de entidades" y que se encuentra en su fase inicial, según informaron fuentes del sector.



La reducción de deuda y la optimización de su coste y su plazo constituye la actual prioridad de FCC tras su saneamiento de los últimos años. De ello depende además la recuperación del dividendo, suspendido desde 2013.

Según lo pactado con los bancos en la última refinanciación, la de 2014, para volver a retribuir a los accionistas FCC debe reducir su deuda financiera neta por debajo de cuatro veces su beneficio bruto de explotación (Ebitda). Además, el Ebitda recurrente tiene que superar los 750 millones de euros y debe amortizar al menos 1.500 millones de deuda.

Al cierre del pasado mes de junio, el pasivo de la compañía se había reducido hasta 5,3 veces su Ebitda (4,9 veces excluyendo Cementos Portland) y su beneficio operativo apunta a la consecución del importe anual exigido. No obstante, el grupo no ha realizado dicha amortización.

Con el actual proceso de refinanciación y la emisión de bonos el grupo busca ahondar en esta senda y reestructurar 3.310 millones de la deuda total de 4.403 millones que soporta, esto es, el saldo que queda de la que refinanció en 2014.

Se trata de un pasivo que vence en dos años, en 2018, y que genera un alto coste para la compañía. En concreto, devenga un interés de Euríbor más entre un 3% y 4%, salvo el importe de 131 millones que resta del denominado 'tramo B', que suponen un 5% anual y además da derecho de conversión a los bancos en caso de impago.

En fuentes oficiales de FCC  declinaron realizar comentario alguno sobre este proceso.

Deberes hechos

La constructora también participada por Esther Koplowitz aborda esta nueva refinanciación después de que a comienzos año ya liquidara la mayoría de dicho 'tramo B' con los fondos obtenidos en su última ampliación de capital.

Además, el pasado año saneó su participada inmobiliaria Realia, este verano refinanció la filial Cementos Portland y recientemente liquidó una emisión de bonos de 414 millones que le costaba un 6,5% anual.

En todas estas operaciones Carlos Slim se ha comprometido con FCC y sus empresas inyectando fondos, garantizando las operaciones e incluso financiando a Esther Koplowitz.

El compromiso del mexicano con la compañía se extiende además al plano operativo. FCC y las empresas de Slim ya han logrado un primer contrato en el marco de su alianza para pujar juntas por proyectos en América, hacia donde el grupo español enfoca su actual estrategia de crecimiento.