Público
Público

Feijóo claudica ante Rajoy y adelanta las elecciones al 21-O

El presidente gallego argumenta su decisión para hacer coincidir los comicios del 21 de octubre con las elecciones en Euskadi y así evitar "gastos adicionales" de partidos e instituciones.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente de la Xunta de Galicia ha accedido a los deseos de Mariano Rajoy y ha adelantado las elecciones gallegas para el 21 de octubre, por lo que coincidirán con los comicios en Euskadi. Alberto Núñez Feijóo tenía prácticamente tomada la decisión desde julio, pero ha preferido mantener la incógnita y el debate hasta el último momento para no dar bazas a la oposición socialista.

El PSdeG había previsto celebrar unas elecciones primarias para elegir a su candidato el 6 de octubre y ahora, tendrá que adelantarlas o ratificar al único candidato confirmado hasta ahora, el secretario general Pachi Vázquez, en caso de que los ex ministros José Blanco y Francisco Caamaño u otros socialistas declinen presentarse.

El jefe del Ejecutivo gallego es consciente de que su anuncio ha desbaratado los planes de todos los partidos del arco parlamentario de la oposición más al grupo de nuevas formaciones o coaliciones que pudieran acceder a esta convocatoria electoral y a los que convenía más la fecha de marzo de 2013 para desplegar sus proyectos electorales. Por ellos y por un futuro mayor desgaste del PP, a quien se viene encima ahora la obligación de emprender una nueva oleada de recortes fruto del rescate bancario y de la cada día más cercana intervención de la economía española. El propio ministro de Economía, Luis de Guindos, ha confirmado en una entrevista al International Herald Tribune que no se descartan más ajustes.

Las encuestas que maneja para el PP de Galicia no son las más optimistas en este momento, pero Rajoy está convencido de que serían mucho peores en marzo y así se lo lleva trasladando a Feijóo desde la primavera, muy preocupado el presidente por los resultados que el PP coseche en su tierra, después de la decepción andaluza. La mejor baza que tienen los conservadores de cara a los comicios es su candidato, pues Feijóo mantiene una buena valoración frente al resto de líderes electorales (o posibles líderes, en el caso socialista).

Sin embargo, la gestión del Ejecutivo gallego sufre un gran desgaste producto de los recortes para ajustar el déficit autonómico y el presupuesto para 2013 amenaza con ser aún más restrictivo que el de este año. Desde Génova, la secretaria general María Dolores de Cospedal ha esgrimido, precisamente, el presupuesto para el próximo año como el motivo por el que Feijóo ha hecho su 'apuesta muy responsable' de adelantar las elecciones. El próximo gobierno gallego que salga de las urnas es quien debe elaborar las cuentas, ha razonado esta mañana en rueda de prensa la número dos del PP.

Los conservadores gallegos rozan en este momento la mayoría absoluta, según los sondeos que manejan. Ésta es la única forma de gobernar de que disponen frente a una posible reedición del bipartito gallego (PSdeG y BNG) Feijóo se juega, por tanto, no repetir mandato en unas elecciones que han sido convocadas, fundamentalmente, para neutralizar a los adversarios.

'Con la decisión de Núñez Feijóo de adelantar las elecciones gallegas, además, quedan desactivadas la Comisión de Investigación sobre Novagalicia Banco, a la que se había comprometido el presidente de la Xunta y su polémica reforma electoral para reducir parlamentarios gallegos, que la oposición se había negado a apoyar, calificándola de 'pucherazo'.

El presidente de la Xunta esquivó hablar de las presiones de Rajoy en la rueda de prensa posterior a la reunión extraordinaria del Consello de la Xunta que celebró esta mañana y aseguró que convoca elecciones por la 'responsabilidad que exige el momento'. El conservador aseguró, además, que este gesto supone ser 'coherente' con su 'compromiso con Galicia', con el Estado de las autonomías y con los gallegos.

Feijóo dio tres razones para ir a las urnas. La primera sería la aprobación urgente de los presupuestos antes de que comience el nuevo año. En segundo lugar, 'por respeto a los ciudadanos' que exigen esa mayor 'unidad política', ante la 'incertidumbre' que acecha en este momento a una comunidad autónoma con profundas divisiones entre el partido de Gobierno, el PP, y los de la oposición. Y, finalmente, por la decisión del lehendakari, Patxi López, de adelantar las elecciones en Euskadi al mismo 21 de octubre.

Según él, celebrar dos citas electorales en pocos meses supondría un 'gasto adicional' para los partidos y las instituciones, inasumible 'ante la situación económica que se califica de emergencia nacional'.