Público
Público

Felipe González: "La independencia de Catalunya es imposible"

El expresidente del Gobierno apuesta por un Estado federal  y advierte de que la separación catalana provocaría "una fractura política y social que cueste soldar 30 o 40 años"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El expresidente del Gobierno Felipe González dijo este lunes que 'la independencia de Catalunya como objetivo es imposible'. Durante un desayuno informativo —que presentó el presidente de Prisa, Juan Luis Cebrián— celebrado en Madrid, el expresidente añadió: 'Cabalgar hacia ella puede provocar una fractura política y social que cueste soldar 30 o 40 años'.

'La independencia de Catalunya como objetivo es imposible, reitero imposible', remarcó González. Respecto a la propuesta del PSOE sobre un Estado federal, el dirigente socialista dijo que la federalización es 'una buena idea'.

'Creo que la federalización no es solo una buena idea sino la única salida', recalcó González, quien agregó que tiene 'una idea bastante clara de lo que es España. He gobernado con esa idea clara 14 años'. El expresidente dijo desconocer la posición del que fuera su ministro, José Luis Corcuera, que la semana pasada reprochó al PSOE no tener una idea clara de España y tildó el federalismo de 'invento' para salir de un 'atolladero' creado por otros, no por los socialistas.

Sobre la postura del dirigente del PSC, Pere Navarro, González indicó que tiene 'algunas discrepancias, a pesar de que respeto mucho a Pere Navarro por este debate sobre el derecho a decidir sin definir qué queremos decidir'.

Preguntado por la victoria de Ángela Merkel en las elecciones celebradas en Alemania y cómo afecta esa victoria a España, Felipe González dijo que es 'más de lo mismo' y precisó que Merkel tendrá que gobernar en coalición a pesar de que ha rozado la mayoría absoluta, algo que 'no es habitual' en el sistema alemán.

González quiso hacer su reflexión 'con cariño y respeto', tras recordar que él ganaba en votos en Catalunya incluso cuando perdía en otros lugares. Y añadió que si España tiene que dedicar ese tiempo a cerrar una herida con Catalunya perderá 'de nuevo tiempo y energía' para recuperarse de la actual crisis económica y aprovechó para dejar claro que la recuperación costará 'esfuerzo' y que debe hacerse teniendo en cuenta 'el estado de ánimo de la gente'.

En este punto, criticó —sin mencionarlo— el optimismo mostrado por ministros como Cristóbal Montoro: 'No creo que vayamos a asombrar al mundo por la rapidez y la velocidad con que vayamos a estar en no se qué división. Me parece un gravísimo error, porque no tiene en cuenta el estado de ánimo de millones y millones de españoles'.

González expresó su preocupación por la financierización de la economía española y europea, 'un proceso antiguo pero que está en el origen de la actual crisis', y también por un modelo de globalización que redistribuyte desigualmente los ingresos y genera desigualdad cuando hay crecimiento económico.

También se mostró preocupado por la combinación española de 'peculiar demografía y perspectivas dramáticas de empleo' y advirtió de que en pocos años estaremos discutiendo cómo 'repartir el tiempo de trabajo disponible' para que puedan trabajar tanto los jóvenes como los mayores a los que se les retrasará la edad de jubilación.