Publicado: 12.06.2011 18:30 |Actualizado: 12.06.2011 18:30

Los festejos taurinos caen un 34% en tres años

Los 1.724 eventos que se celebraron en 2010 es la cifra más baja de la última década. El año pasado se lidiaron 9.299 reses en España

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El número de espectáculos taurinos celebrados en España se ha reducido en un 34,25% en sólo tres años, pasando de 2.622 a 1.724, según datos de la Subdirección General de Estudios y Relaciones Institucionales del Ministerio del Interior.

Parte de este descenso se achaca a la escasez de fondos en las arcas municipales, pero hay otros indicadores ajenos a la crisis económica que demuestran un creciente desinterés de los españoles por la tauromaquia, apunta Marta Esteban, la presidenta de la plataforma La Tortura no es Cultura. Esteban pone como ejemplo el share, el indicador que mide las audiencias en televisión: "Desde 2007, los programas de televisión de toros han perdido 200.000 espectadores en las cadenas autonómicas y 400.000 en las de ámbito nacional".

El Partido Antitaurino contra el Maltrato Animal (Pacma) señala otros dos factores que explican el descenso del interés de los españoles por las corridas: el envejecimiento y fallecimiento de parte de los aficionados (según el partido, las nuevas generaciones muestran un mayor desapego por estos espectáculos) y el aumento de la sensibilidad hacia el maltrato animal.

Tras los descensos de los festejos taurinos del 15,4% en 2008 y el 16,6% en 2009, la caída del año pasado fue del 6,71%. En 2007, uno de cada cuatro festejos taurinos de España se celebró en Andalucía, la capital del toreo con un total de 624 eventos. Y es en esta comunidad autónoma donde el desplome ha sido más fuerte: un 51,76%, con 323 festejos menos en 2010.

Galicia es el mejor ejemplo del desinterés por estos festejos. Esta comunidad sólo registró ocho eventos taurinos el año pasado. Rubén Pérez, portavoz de la plataforma Galicia, Mellor Sen Touradas, destaca que apenas queda una plaza de toros en pie en la autonomía, de las 11 que había en la década de 1960. Se trata del ruedo de Pontevedra, aunque hay plazas móviles que siguen acogiendo festejos puntuales.

En total, el año pasado se lidiaron en España 9.299 reses, de las que el 43% eran toros, y el resto novillos. Tres autonomías acogieron la mayor parte de las corridas (Castilla-La Mancha, Andalucía y Madrid), aunque el perfil de sus eventos fue distinto: mientras que los toros apenas protagonizaron el 25% de las lidias en Castilla-La Mancha, estos tuvieron más presencia en Andalucía y Madrid, que reclamaron toros para el 45% y el 41% de los eventos, respectivamente.

El año que se celebraron más festejos taurinos en España, 2007, el Ministerio de Cultura publicó la Encuesta de hábitos y prácticas culturales en España. El informe indica que las corridas de toros fueron la actividad de ocio menos practicada por los españoles: sólo el 9,8% asistió a un espectáculo taurino. Incluso fueron superados por las visitas al circo (10,8%), al jardín botánico (13,8%) y a las conferencias y mesas redondas con fines de ocio (13,8%).

Sin embargo, la tauromaquia sigue recibiendo el apoyo del Gobierno y de la monarquía. El rey Juan Carlos dio en el pasado marzo su respaldo a las corridas de toros tras la entrega de los Premios Universitarios y Trofeos Taurinos 2009, de la Real Maestranza de Caballería de Sevilla. El monarca defendió que los ganaderos "preservan la raza pura del toro de lidia".

Por su parte, el Gobierno se planteó en 2010 reducir los tributos que han de pagar a Hacienda las empresas ligadas al sector taurino, con el traslado de parte de las competencias taurinas del Ministerio del Interior al de Cultura. El cambio reduciría el IVA que deben pagar estas empresas del 18% al 8%. Además, los taurinos reclaman el traspaso de la totalidad de las categorías relacionadas con el sector.

Los matadores defienden que el cambio de Ministerio les otorga el reconocimiento de "artistas", mientras que los empresarios esperan que aumenten las retransmisiones y les den más presencia en los informativos. Con esta mejora fiscal dejarán de aportar a las arcas públicas cerca de cien millones de euros anuales, según los colectivos antitaurinos. "No es de recibo que se reduzca el IVA de las corridas de toros mientras que los libros o los pañales siguen tributando un 18%. Es muy grave", denuncia Esteban.

A escala autonómica, ante la prohibición de las corridas de toros en Catalunya, otras regiones se apresuraron a blindar los espectáculos taurinos, declarándolos Bien de Interés Cultural (BIC), como ocurrió en Madrid el mes pasado. Además de la vitola del BIC, el Gobierno de Esperanza Aguirre también aprobó las nuevas subvenciones para "el apoyo y fomento de actividades taurinas": 75.000 euros para entidades sin ánimo de lucro y 300.000 para municipios.

La presidenta de la plataforma La Tortura no es Cultura apunta a que, más allá del desembolso económico, la declaración de los toros como BIC tiene el objetivo de introducir la tauromaquia en los colegios y las escuelas como algo que se debe enseñar y defender.

Otra de las polémicas fue la declaración como Patrimonio Cultural Inmaterial del Toro de la Vega de Tordesillas (Valladolid) hace tres semanas. Este evento consiste en matar a un toro, a caballo y con lanzas, en campo abierto.

Por otra parte, los colectivos antitaurinos tienen abierto un frente de lucha en el Parlamento Europeo, de donde llegaron unos 600 millones de euros para el sector ganadero, según denunció la diputada del Grupo de los Verdes Franziska Keller. En países como Alemania la financiación de las corridas de toros españolas con fondos europeos ha levantado malestar entre sus ciudadanos.