Público
Público

Figar afirma que en las asambleas están "los que pegan a los peregrinos"

La consejera de Educación relaciona al profesorado, los laicos y el Movimiento 15-M con la violencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La consejera de Educación de la Comunidad de Madrid, Lucía Figar, no dudó ayer en tachar de violentos a los profesores que estos días se movilizan por la educación pública. Figar afirmó que en las asambleas de profesores están “los que agredían a los peregrinos” y agregó: “Nadie entiende muy bien qué hacen los indignados presentes en las asambleas de profesores decidiendo si estos hacen huelga, no hacen huelga o qué día la hacen”. La Consejería pretendía así relacionar conflictividad tanto con el 15-M, como con la marcha laica que hubo durante la visita del papa y con los docentes.

En una nota enviada a los medios, Figar concretaba que estas personas que acuden a las asambleas, como la del pasado jueves, “son las mismas que en agosto insultaban y agredían a peregrinos”.

En los claustros, la “indignación” parece evidente. Esa era una de las palabras más repetidas ayer por los trabajadores del IES María Zambrano de Leganés (al sur de Madrid), minutos después de dar por concluida su asamblea. “Aquí hay gente de izquierdas y de derechas, pero todos estamos preocupados por el futuro de la educación pública de Madrid”, señaló María Dolores Vicente, una de las profesoras fijas más veteranas del centro, en respuesta a la consejera.

Este curso su centro empezará las clases con 7,5 profesores menos y ese recorte va a obligar, entre otras cosas, a que los profesores de lengua tengan que dar otras materias, como puede ser francés. “En ese caso –apunta María Dolores– compraré un curso por fascículos y aprenderé a la vez que los alumnos”.

Una de sus compañeras, Marisa Peña, responsable de las actividades extraescolares, hablaba con devoción del “espíritu del 15-M”, un movimiento que “asusta” a los políticos. “Desde las esferas de poder pueden intentar controlar a los sindicatos, pero si los 300 centros de Secundaria de Madrid se reúnen en asambleas, son ingobernables”, apostilló la joven.

Para los sindicatos, declaraciones como las de la consejera sólo muestran el “nerviosismo” del Ejecutivo regional, dirigido por Esperanza Aguirre, al que acusan de actuar como “un piquete antihuelga”. En concreto, el responsable de Educación de CCOO en Madrid, Paco García, pidió a Figar una rectificación pública al entender que es “un absoluto dislate” relacionar al profesorado con cualquier tipo de actos violentos.

Su homólogo en UGT, Eduardo Sabina, defendió al 15-M como “movimiento transversal” en el que es posible que participen, de forma particular, “tanto docentes, como alumnos o los propios sindicalistas”.

En esta semana, el profesorado de los centros públicos ha tomado la iniciativa. Ahora son las asambleas de docentes quienes están marcando el paso de las movilizaciones y piden a los sindicatos que alarguen la zancada. Hasta el momento, unos 8.700 profesores, de los 20.000 que ejercen en la Comunidad de Madrid (entre fijos y eventuales), han manifestado, en forma de voto, su preferencia por los diferentes tipos de huelga. De momento, casi tres de cada cuatro profesores (el 73%) reclaman alargar los días de paros más allá del día 14.

La opción más apoyada es una huelga de tres días (20, 21 y 22 de septiembre), que podría mantenerse en el tiempo en el caso de que contase con el respaldo esperado y de que la Consejería mantuviera su negativa a contratar a los 3.200 interinos afectados, según fuentes sindicales. Mientras, el 15,9% se decanta por una huelga indefinida. El rechazo a las instrucciones para el inicio de este año académico es casi unánime (96%), un porcentaje similar al número de trabajadores que mostró su disposición para movilizarse.

CCOO, UGT, ANPE, CSI-F y STEM permanecen a la espera de recabar todas las opiniones y el lunes se reunirán, a las 13.00 horas, para debatir el calendario de movilizaciones. “Tendremos que ajustarnos al máximo a lo que quieran los profesores, ellos marcan el ritmo”, concluyó García.

Así, la huelga prevista para el día 14 “podría convertirse en una jornada de lucha”, tras las sugerencias de los docentes, al entender que al ser festivo en casi 20 localidades madrileñas podría “perder fuerza”. A cambio, los afectados acudirían al centro para informar a padres y alumnos antes de manifestarse por el centro de la capital