Público
Público

Fiñana (Almería) declara 'persona non grata' al presunto asesino de la bebé

Los forenses practicarán este viernes la autopsia al cadáver de la pequeña para determinar las causas de la muerte. Los vecinos tapan el cartel de "Feliz Navidad" situado en el Ayuntamiento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La corporación local de Fiñana (Almería) ha acordado este viernes por unanimidad decretar dos días de luto oficial por la muerte de la bebé de 16 meses secuestrada presuntamente por Jonathan Moya González, a quien se ha declarado persona 'non grata' en el municipio.

La sesión extraordinaria, que se ha trasladado desde el salón de plenos al balcón de la Casa Consistorial para hacer partícipes a los 'consternados' vecinos de Fiñana, ha resuelto asimismo que las banderas ondeen a media asta y que se cubra el cartel de 'Feliz Navidad' que da la bienvenida estos días al Ayuntamiento en 'señal de respeto'.

El alcalde, Rafael Montes, ha subrayado que se trata de la primera vez que se acuerda declarar a una persona 'non grata' en el municipio y ha dicho que los familiares de Jonathan Moya que residen en Fiñana 'están destrozados'.

La sesión plenaria ha dado comienzo pasadas las 10.30 horas de este viernes ante unos 400 vecinos y tras guardar un minuto de silencio en memoria de la bebé de apenas 16 meses, se ha acordado por unanimidad una declaración institucional de 'absoluta condena y rechazo' a los hechos.

El cuerpo sin vida de la pequeña fue recuperado en la noche del jueves por agentes del Grupo de Especialistas en Actividades Subacuáticas (GEAS) de la Guardia Civil de un balsa de riego ubicada a unos 500 metros de donde fue detenido el autor confeso del secuestro, quien reveló a los agentes de la Policía Judicial durante el interrogatorio tras su arresto el paradero de la niña.  

Por otro lado, los forenses del Instituto de Medicina Legal de la capital almeriense practicarán esta mañana la autopsia al cadáver de la bebé de 16 meses hallada muerta anoche en una balsa de agua de la comarca de Nacimiento. La autopsia tratará de determinar las causas exactas de la muerte de la niña.

La desaparición de la niña fue denunciada el jueves de la semana pasada por la madre, quien al parecer habría iniciado una relación con el supuesto secuestrador, Jonathan Moya González. El autor confeso del secuestro y del crimen fue detenido a primera hora de la tarde de ayer en un cortijo de su familia en el paraje de Camino Real de Abrucena, en un núcleo aislado de la comarca de Nacimiento, donde trataba de ocultarse ante el amplio operativo de búsqueda desplegado por la Guardia Civil.

Tras varias horas de interrogatorio en la Comandancia de la capital almeriense, el joven, que cuenta con varios antecedentes, confesó que había matado a la niña, lo que permitió la localización del cadáver en una balsa de agua de la comarca. El instituto armado también detuvo anoche en la misma zona a una segunda persona en relación con los hechos, un hombre del entorno del supuesto secuestrador que podría haber encubierto o colaborado en el secuestro, según las fuentes.

La investigación permanece bajo secreto por orden del Juzgado de Instrucción número 2 de Almería, por lo que hasta ahora han trascendido pocos datos oficiales de las circunstancias en las que se produjo el secuestro.

Por otro lado, el Ayuntamiento de Abrucena, localidad natal de Jonathan Moya, a quien le constan numerosos antecedentes por delitos contra el patrimonio, ha convocado un pleno de carácter extraordinario para las 20.00 horas de este viernes en el que está previsto que se decreten dos días de luto oficial. Las banderas, según el alcalde, Juan Manuel Salmerón, ya están ondeando a media asta.