Público
Público

La fiscal baja las penas a cinco de los nueve 'pioneros' del 15-M

Los abogados de los jóvenes acusados sostienen que las pruebas son vagas e imprecisas. Participaban en una concentración a favor de la vivienda digna

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Después de más de cinco años teniendo que personarse de forma periódica ante el juez, cinco de los nueve detenidos por enfrentarse supuestamente a la Policía tras una concentración que tuvo lugar en 2006 en la que se reclamaba el derecho a la vivienda digna vieron ayer rebajadas la petición de condena que les hace la Fiscalía.

El Ministerio Público ya no les acusa de un delito de atentado contra la autoridad, por el que solicitaba la pena de tres años y dos meses de prisión, aunque mantiene el de desórdenes públicos. Pero sigue pidiendo seis años de cárcel para los otros cuatro, acusados de arrojar piedras y adoquines a varios agentes y de haber quebrantado el orden público. Además, mantiene para dos de estos últimos la imputación por dos faltas de lesiones. Como consecuencia de estas presuntas agresiones a tres agentes, dos de ellos tuvieron que estar un día de baja.

Los letrados de los acusados creen que el Ministerio Público usa un doble rasero

La fiscal estima que las declaraciones de los policías supuestamente agredidos, que constituyen las únicas pruebas que podrían conducir a estos jóvenes a la cárcel, son 'claras' y 'contundentes', por lo que, a su juicio, 'no tienen por qué ser puestas en duda'. Sin embargo, la parte acusadora sí calificó de 'dudosas' las declaraciones de los testigos aportados por los procesados.

En su turno de palabra, los abogados de los nueve acusados desplegaron su defensa en torno a la misma idea: la 'vaguedad' e 'imprecisión' de las acusaciones de la Fiscalía, sustentadas en tesis policiales. Además, todos ellos solicitaron la libre absolución de los procesados. 'No pueden pedirse dos años y dos meses de cárcel sobre vaguedades', afirmó la letrada de las tres mujeres acusadas que vieron rebajada su petición de pena, junto a otros dos imputados. 'Hay acusaciones genéricas de que varias personas tiraron piedras, pero no ha quedado acreditada la participación real y directa de mi defendido', aseguró otra letrada.

La abogada de uno de los acusados intentó abrir un nuevo frente y solicitó la apertura de una investigación a dos agentes que presuntamente lesionaron a su cliente durante su detención. 'Le reconocieron por la espalda y le tiraron al suelo', aseguró.

La fiscal duda de las declaraciones de los testigos de los imputados

En esta misma idea insistió la defensa del único acusado que fue reconocido físicamente por un agente durante la vista. 'En la causa también hay partes de lesiones de la mayoría de los acusados. Que un funcionario policial normalice que un detenido resulte dañado bajo su custodia nos produce terror', afirmó. El 'doble rasero' de la Fiscalía a la hora de calificar los testimonios fue otra de las apreciaciones que repitieron las defensas, que acusaron al Ministerio Público de dar más credibilidad a la palabra de los policías que a la de los ciudadanos que ejercen cualquier otra profesión.

Las defensas de los acusados criticaron la duración del proceso y los inconvenientes que había creado en las vidas de los procesados, al tiempo que pusieron en valor el fin 'loable' y 'digno' de la movilización en la que participaron.

La abogada de los policías, por su parte, resaltó el hecho de que testigos y acusados negaran durante la vista la existencia de barricadas durante los disturbios, como sí aseguraron los agentes. 'Parece que los policías se movilizan porque les da la gana', censuró. Además, la letrada aseguró que otro agente resultó golpeado durante esas movilizaciones y no se produjo detención alguna al no poder identificar a su supuesto agresor. Esto demuestra que las detenciones no se practicaron al azar, tal y como la abogada cree que sostienen las defensas.