Publicado: 02.09.2015 19:14 |Actualizado: 02.09.2015 19:14

El fiscal pide un informe
psicológico del guardia civil que disparó al batería de los Piratas

Los testigos ratifican que el músico esgrimía un tenedor y no un cuchillo, según el abogado de la viuda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Javier Fernández, batería del grupo Los Piratas, ya disuelto.

Javier Fernández, batería del grupo Los Piratas, ya disuelto.

PONTEAREAS (PONTEVEDRA).- La Fiscalía se ha personado en la causa abierta en el Juzgado de Instrucción número 2 de Ponteareas para esclarecer las circunstancias del fallecimiento de Javier Fernández, batería de Los Piratas, y entre las diligencias que ha solicitado el Ministerio Público está un informe psicológico del agente de la Guardia Civil que efectuó el disparo mortal contra el músico.

Así lo ha confirmado en declaraciones a los medios el abogado Gerardo Gayoso, representante legal de la viuda, y ha explicado que, además de ese informe, la Fiscalía también ha reclamado otras diligencias, como un informe de las pruebas de tiro realizadas por este agente, así como de su instructor.

El letrado también ha señalado que los testigos que han declarado este miércoles (el guardia supuestamente agredido por Javier, dos sanitarios y un amigo del fallecido) han confirmado que ni la mujer ni su bebé estaban en peligro cuando llegó la Benemérita a la vivienda. Asimismo, los testigos habrían reconocido que "no había cuchillo por ningún lado" y que el arma que Javier había esgrimido ante los guardias sería un tenedor.

Por otra parte, el informe de la Policía Científica incluye un croquis con las posiciones de las personas que estaban en el interior de la casa cuando se produjo el disparo. Ese dibujo no incluye a Pablo, un amigo de la pareja que ha declarado este miércoles, y que se ha ratificado en que estuvo presente cuando se produjo el disparo, mientras que "los sanitarios estaban fuera".

Este testigo, además de relatar cómo vio al guardia desenfundar su arma, ha puesto a disposición de la juez su teléfono móvil, en el que han quedado reflejados los mensajes de 'whatsapp' que intercambió con la viuda, cuando ella le pidió ayuda para tranquilizar a su pareja.



Desproporción

La familia de Javier Fernández ve indicios cada vez más claros de "criminalidad", y el propio letrado ha explicado que, el objetivo de la personación de su mujer en la causa es conocer si la actuación del guardia civil que disparó fue proporcional.

En caso de que no hubiera así, no descartan ejercer la acusación por un supuesto delito de homicidio imprudente. "Si llegado el momento hay que actuar con toda contundencia y pedir responsabilidades, lo haremos por supuesto. Pero por ahora actuamos con cautela", ha sentenciado.

"La actuación me parece no sólo desproporcionada, sino incluso peligrosa para Pablo y el otro agente que estaban allí en ese momento", ha apuntado Gerardo Gayoso, quien ha añadido que solicitarán más diligencias, como la declaración del guardia que efectuó el disparo, que todavía no ha sido citado.

Un "buenazo"

Por su parte, el amigo del fallecido que ha declarado este miércoles en sede judicial, no ha querido desvelar ante los medios los detalles de su relato, pero ha querido dejar claro que Javier Fernández, 'Hal 9000' para sus amigos, era "un buenazo".

"Amaba profundamente a su mujer y a su hijo, sus amigos sabemos cómo era. El único problema que tenía es que estaba enfermo y tuvo una crisis", ha concluido, al tiempo que ha lamentado las "verdaderas barbaridades" que, a su entender, se han dicho sobre el músico en los últimos días.