Publicado: 05.12.2008 20:57 |Actualizado: 05.12.2008 20:57

La Fiscalía de Cádiz investiga ya el supuesto maltrato de los caballos

La Junta detecta infracciones con multas de hasta 60.000 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Fiscalía ha comenzado a investigar el supuesto caso de maltrato de caballos en Medina Sidonia (Cádiz). Con fecha de 24 de noviembre de 2008, el fiscal de Urbanismo y Medio Ambiente Ángel Núñez Sánchez abrió diligencias informativas tras las denuncias presentadas por los colectivos de defensa animal Cacma, Agaden y Kimba contra Suzanne Jenkins, una británica inhabilitada dos años por un juez para tener caballos en Reino Unido y a la que le fueron decomisados cinco. Jenkins gestiona actualmente una finca con 36 animales en Medina Sidonia, donde el Seprona halló el pasado julio varios caballos famélicos, uno moribundo y otro recién muerto. En total, según Jenkins, son 16 los caballos muertos.

Las asociaciones consideran que Jenkins ha incumplido varios artículos de la Ley  de Sanidad Animal –entre ellos, mantener los animales en buen estado sanitario o comunicar su muerte a la Administración– y el artículo 337 del Código Penal, que castiga el maltrato que cause la muerte del animal con prisión de tres meses a un año e inhabilitación. “Sospechamos que [algunos caballos] han sido enterrados en la misma finca y sin permiso de las autoridades”, dice la denuncia.

Sin permisos

La finca tampoco tiene permisos. Fueron denegados por la Consejería andaluza de Agricultura porque el recinto no es adecuado. Los animales, por tanto, tampoco están censados en Andalucía. La Junta ha abierto a Jenkins un expediente por ello y visita cada diez días la explotación. Aunque sólo tiene constancia de la retirada de siete cadáveres.

“Si se comprueba que ha enterrado animales, sería un agravante más”, afirman fuentes de la consejería, que sí considera ahora que se ha producido maltrato. Según el expediente, con fecha 9 de octubre de 2008, Jenkins ha incumplido varios artículos de la Ley de Sanidad Animal y de la de Protección de los Animales, además de decretos y órdenes. Las infracciones leves y graves detectadas por la Junta acarrean multas que van desde los 501 euros hasta los 60.000.

La dueña niega los hechos

Jenkins niega estas acusaciones y achaca el mal estado de los animales a la excesiva salinidad del agua que bebían y a unos pinchos que había en la comida que ella le suministraba. En una visita reciente a la finca de Medina Sidonia, Público comprobó que de los 36 caballos que quedan, al menos dos estaban en los huesos. “La yegua está así porque es muy vieja, está triste y no come; y la delgadez del otro es por la raza [la alemana trakehner]”, según Jenkins.

Los colectivos denunciantes piden el decomiso de los caballos y la inhabilitación de Jenkins para gestionar explotaciones ganaderas de cualquier naturaleza. “La admisión a trámite de la Fiscalía supone un paso más para conseguirlo”, afirma el portavoz del Colectivo Andaluz contra el Maltrato Animal, Antonio Moreno.