Público
Público

La Fiscalía denuncia a un alcalde de Bildu por enaltecer a ETA

Sostiene que la exhibición de fotos de etarras en las fiestas de Leitza (Navarra) es un apoyo a la banda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Fiscalía de la Audiencia Nacional denunció ayer al alcalde de Leitza (Navarra), Oier Oizmendi, de Bildu, y a otras dos personas por un delito de enaltecimiento del terrorismo. El Ministerio Público considera que el pasado 10 de agosto, con motivo de las fiestas de la localidad en honor de San Tiburcio, se produjeron 'diversos actos de apoyo y homenaje a los presos de ETA' que revisten 'presuntamente carácter delictivo'.

Esos actos, descritos en un informe de la Policía Foral de Navarra remitido a la Fiscalía, consistieron en una manifestación que recorrió las calles del municipio bajo el lema 'Euskal preso eta iheslariak estera' ('Presos vascos y refugiados a casa') y en que, durante el chupinazo que abrió las fiestas, se exhibieron fotografías de etarras.

Las dos personas denunciadas junto al alcalde de Leiza, son María Lourdes Juantorena Baleztena y Saioa Iraola Urkiola. Ambas llevaban camisetas con la fotografía de la presa de ETA Jone Lozano Miranda. Desde el balcón consistorial Iraola pronunció un discurso a favor de la reclusa.

El escrito, firmado por el fiscal jefe de la Audiencia Nacional, Javier Zaragoza, afirma que varias personas que no han sido identificadas portaban carteles para reinvindicar el acercamiento de presos.

Además, dos encapuchados accedieron a la parte superior del Ayuntamiento y descolgaron una pancarta con un mapa de Euskal Herria, mientras que otros cinco, también con la cara cubierta, 'irrumpieron en la plaza y exhibieron dos pancartas', en una de las cuales se mostraban fotografías de seis presos de ETA.

El programa de fiestas, por cuya elaboración y distribución el fiscal pide la imputación del alcalde, incluía un brindis a favor de los presos de la banda.

El escrito fiscal cita varias sentencias del Tribunal Supremo referidas al enaltecimiento del terrorismo que definen 'la ambigua frontera entre el mismo y el derecho a la libre expresión de ideas y libertad ideológica'. Tras calificar de 'discurso del odio' la alabanza o justificación de acciones terroristas, señala que el Alto Tribunal ha declarado que la exhibición de fotos de terroristas supone un acto de apoyo a la banda.