Público
Público

La Fiscalía eleva a 4.000 millones el impacto económico del Prestige

El abogado del capitán del barco pide el sobreseimiento de la causa y duda de que España pueda garantizar a su cliente.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El juicio arrancó este martes con la la petición del fiscal de Medio Ambiente de Galicia, Alvaro García Ortiz, de que la sala que enjuicia la catástrofe marítima del Prestige admita de un informe pericial elaborado por la Universidad de Santiago de Compostela (USC) que eleva a 3.862,42 millones el impacto económico y ambiental de la catástrofe solo en el caso de España.

Inicialmente, la Fiscalía había evaluado los daños en 2.233,76 millones de euros, de ellos 1.974,54 millones correspondientes al Estado español; 172,86 millones para administraciones, entidades y particulares de España y otros 86,36 millones de euros para el Estado francés, administraciones, entidades y particulares de Francia.

No obstante, en su calificación de los hechos ya advertía de que esta evaluación económica era 'provisional, a corto plazo y a la baja'. La pericial que ha propuesto, y que ha quedado a disposición del tribunal a la espera de determinar si finalmente se admite, 'va más allá del daño ambiental y abarca la totalidad de los daños', según precisó la Fiscalía.

La primera sesión del juicio, lo más llamativo fue el abogado de Apostolos Mangouras, capitán del Prestige, pidió la suspensión del juicio y el sobreseimiento de la causa en lo que se refiere a la acusación por un delito contra el medio ambiente.

Además, el letrado de Mangouras puso en duda que España pueda garantizar a su cliente un juicio 'justo'. En su intervención, el letrado, que rechazó la calificación jurídica de las acusaciones por entender que no existió 'dolo', reclamó la 'nulidad parcial' por 'violación de derechos constitucionales' y la suspensión por el hecho de que se pida la responsabilidad subsidiaria de la compañía Universe Maritime, encargada de la gestión técnica y comercial del barco, sin que esté personada en el juicio.

En relación a la vista oral, se preguntó si España es capaz de garantizarle a Mangouras 'un juicio justo cuando se le llamó pirata a los dos días de la catástrofe', indicó.

Izquierda Unida, que está personada en el juicio del 'Prestige' como acusación, lamentó que los responsables 'políticos' de la catástrofe del petrolero que provocó una marea negra en las costas gallegas no se sienten en el banquillo, y reprocha que 'Rajoy, Cañete o Cascos' no tengan que comparecer en esa condición por esta causa.

Asimismo, y en declaraciones a los medios, el diputado de IU Gaspar Llamazares, como portavoz de la comisión de justicia, criticó la 'justicia tan tardía y lenta' que llevó a que el inicio del juicio se produzca a punto de cumplirse los 10 años de la catástrofe.

Llamazares hizo hincapié, asimismo, que 'la justicia no es justicia si no actúa también para los de primera', es decir, con los responsables políticos que 'convirtieron' el accidente del Prestige en una 'crisis ecológica', y en concreto se fijó en el entonces ministro de Fomento, Francisco Alvarez Cascos, al que en aquel momento también se le reprochó que los fines de semana de mayor vertidos estuviese de caza.

Diez años después de la catástrofe y coincidiendo con el inicio del macro juicio que acoge la sede de Palexco en A Coruña, más de 300 personas se concentaron a las puertas del edificio para volver a clamar 'Nunca Máis a una marea negra' y para exigir que de este proceso 'no haya lugar a ninguna impunidad', exigiendo asimismo responsabiidades políticas de los entonces gobernantes.

Durante una hora volvieron a ondear las banderas negras de 'Nunca Máis', plataforma que estuvo acompañada por responsables del BNG y de Izquierda Unida, así como los sindicatos CIG, UGT y CC.OO., junto con asociaciones ecologistas como Greempeace o Adega, cuyo portavoz se concentró también a las puertas del ahora edificio judicial. Volvió a volar también la gaviota machada de chapapote de Burla Negra, grupo que aglutinó a varios artistas gallegos dentro del movimiento Nunca Máis, volvió a sobrevolar los manifestantes recordando.

En el comunicado al que dieron lectura al cabo de la concentración, la plataforma reconoce que existieron 'mejoras en el salvamento marítimo' y 'hoy se dispone de más medios', una década después de esta catástrofe, pero advierte de que hay 'dudas más que razonables acerca de hoy se pueda decir que está garantizado que no se va a producir un nuevo 'Prestige''. Entre las voces que se alzaron para advertir de la vulnerabilidad de las costas gallegas, pero también para reclamar responsabilidades políticas, se encuentra la del escritor Manuel Rivas, símbolo intelectual, también, de la multitudinaria manifestación que recorrió las calles de Compostela hace diez años bajo una intensa lluvia la cual, coincidiendo con el juicio, volvió a acompañar a los manifestantes este martes.

Así, en declaraciones a los medios, Rivas denunció la 'corrupción en la que se amparan muchas empresas' y también lamentó que haya 'banquillos vacíos', si bien celebró que la Audiencia de A Coruña 'evitó el bochorno' al imputar a un alto cargo del entonces gobierno, el director general de la Marina Mercante, José Luis López Sors.

'Pero creo que en esa imputación, y ese alto cargo, es una especie de metáfora de otras más altas responsabilidades. Esa es la sensación que tengo diez años después', sentenció el escritor y columnista coruñés, quien ha mostró su temor de que 'lo que tenía que ser un proceso ejemplar, se va a quedar en la ofuscación que no está a la altura de la reacción cívica, solidaria y ejemplar' de la ciudadanía.