Público
Público

La Fiscalía pedirá cárcel para los conductores temerarios que maten

Los que provoquen un accidente de tráfico mortal serán imputados automáticamente por homicidio imprudente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Todos los conductores que provoquen un accidente de tráfico con muertos o heridos graves serán imputados inicialmente con un delito de homicidio imprudente o lesiones. En eso consiste la nueva normativa que la Fiscalía de Seguridad Vial pondrá en marcha a partir del próximo miércoles para evitar que los siniestros con muertos o lesionados graves acaben en simples juicios de faltas.

El fiscal delegado de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, precisó ayer que estas imputaciones se aplicarán cuando la causa del siniestro sea circular a 150 kilómetros por hora (en vías cuya velocidad máxima sea 120 km/h), superar la tasa de alcoholemia permitida, conducir con sueño, utilizar el móvil o vulnerar las normas de adelantamiento. Vargas recordó que el homicidio imprudente se condena con una pena de uno a cuatro años de prisión y las lesiones graves (como daños medulares, cerebrales o politraumatismos severos), con penas de tres meses a tres años de cárcel.

Hasta ahora, a un conductor temerario que provocaba un accidente mortal sólo se le imputaba un delito de homicidio imprudente cuando, en el transcurso de la investigación, se demostraba que efectivamente se había producido este delito. El cambio es que desde el próximo miércoles no se esperará a que empiece el proceso. 'A partir de ahora, la hipótesis [de homicidio imprudente] se barajará siempre', zanjó Vargas. Estas nuevas imputaciones iniciales contra los conductores involucrados en accidentes graves fueron acordadas ayer en una reunión entre el fiscal de Tráfico y los responsables policiales de seguridad vial de toda España.

Además, en los accidentes más graves provocados por una conducción temeraria, explicó Vargas, la Policía Judicial pedirá el ingreso en prisión inmediato del infractor, el decomiso de su coche y la retirada del carné de conducir. Por otra parte, si las muertes o los heridos graves están provocados por una salida de la vía (que supone un 40% de los siniestros) y en los casos en que no haya autor responsable en el atestado, 'siempre se incoarán diligencias previas', señaló Vargas. 'Se investigará el estado del vehículo y de los neumáticos, la falta de pericia en la conducción o las irregularidades en el reconocimiento psicofísico', señala el ministerio.

El objetivo de la Fiscalía de Seguridad Vial es 'elevar la respuesta penal', de manera que 'las condenas [por delito de tráfico] sean más severas', afirmó Vargas. La Fiscalía de Seguridad VIal alerta de que aún hay muchos siniestros mortales que se reconducen a juicio de faltas, por lo que el delito queda sometido a las negociaciones con las compañías de seguros.

En este sentido, el bufete de José Pérez Tirado Abogados, especializado en accidentes de tráfico, valora el cambio de normativa porque se centra en la actitud del conductor. 'La imprudencia no debe medirse por las consecuencias del accidente, sino por la conducta de quien está al volante', afirma uno de los abogados del bufete, Lluís García. Vargas añadió que el propósito último de esta modificación es ayudar a la 'lucha contra lacras como el exceso de velocidad o el alcohol al volante', puntualizó.

Los encargados de llevar a cabo la nueva normativa son los mandos de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, el Fiscal de Sala y las policías judiciales de la Comunidad Foral de Navarra, los Mossos de Esquadra de Catalunya y la Ertzaintza del País Vasco. La Fiscalía pondrá en marcha un operativo especial coincidiendo con las operaciones de salida y regreso de vacaciones del mes de agosto.

Para la Asociación Estatal de Víctimas de Accidentes de Tráfico (DIA), la decisión de la Fiscalía 'no es un avance' porque 'debería estar llevándola a cabo [la imputación inicial por homicidio imprudente] desde hace tiempo', afirmó ayer el presidente del colectivo, Francisco Canes, quien confesó que 'daba por supuesto' que ese era el proceder habitual. Canes remarcó que la noticia le dejó 'sorprendido, desorientado e indignado'.

Por otra parte, Vargas explicó que en 2010 se incoaron 110.411 procedimientos por delitos de tráfico. 71.181 de ellos (el 35,5%) están motivados por conducción etílica. Considerar delito la simple superación de la tasa de alcohol establecida legalmente es una de las razones por las que la Policía detecta más este tipo de delitos: los procedimientos seguidos por conducción etílica aumentaron un 13%, según el fiscal.

Por otra parte, el delito de velocidad excesiva ha disminuido un 48% en 2010 -805 casos- respecto a 2009. Vargas señaló también que en la actualidad hay cerca de 600 personas en prisión por delitos de tráfico y que en 2011 se han dictado hasta el momento 35.021 sentencias condenatorias. 345 de ellas pertenecen a homicidios imprudentes y lesiones graves.