Publicado: 10.11.2015 16:49 |Actualizado: 10.11.2015 16:49

La fiscalía pide dos años y medio de prisión y 36.000 euros a un estudiante acusado de empujar a un policía

El joven se sentará este jueves en el banquillo acusado de un delito de atentado contra la autoridad y otro de desobediencia, enmarcados en las protestas contra la LOMCE. La madre del estudiante de Jaén asegura que se trata de "una injusticia".

Publicidad
Media: 3
Votos: 4
Comentarios:
Carmen González, madre del joven acusado, en la concentración de hoy. EUROPA PRESS

Carmen González, madre del joven acusado, en la concentración de hoy. EUROPA PRESS

Carmen González, la madre del estudiante de Jaén que este jueves se sentará en el banquillo acusado de un delito de atentado contra la autoridad y otro de desobediencia, enmarcados en las protestas contra la LOMCE, ha señalado que se está cometiendo "una tremenda injusticia" con su hijo al que el Ministerio Fiscal le reclama dos años y medio de prisión y multa de 36.000 euros.

González ha hecho las declaraciones tras la concentración convocada en el campus por el Consejo de Estudiantes de la Universidad de Jaén, así como por el resto de asociaciones de estudiantes que bajo el lema 'Todos somos Ángel' se han concentrado en solidaridad con este joven que actualmente cursa tercero de Filología Inglesa.



Ángel González fue detenido el 9 de mayo de 2013 durante la jornada de huelga estudiantil contra los recortes educativos y Ley Wert. En concreto, se le acusa de haber agredido a un policía nacional que resultó con el tobillo fracturado durante las protestas cuando los agentes le pidieron que se identificara.

Carmen ha indicado que la concentración de este martes, a la que también ha asistido su hijo, que no ha hecho declaraciones, es una muestra más del "amplio respaldo" que están recibiendo. Para esta madre lo ocurrido el día en que Ángel es detenido fue "un despropósito" que le cuesta asimilarlo porque son una familia "normal y corriente".

Vídeos polémicos

La madre del joven, que se encontraba también manifestándose el día de los hechos, ha señalado que todos los vídeos aportados por los testigos demuestran que Ángel no estaba en los altercados ocurridos en la UJA por los que la Policía Nacional le pidió que se identificara. Además, señala que las imágenes demuestran que el policía que resultó con el tobillo fracturado se desplazaba normalmente cuando su hijo ya había sido detenido.

Carmen González ha dicho no entender por qué la Fiscalía no ha pedido todas las imágenes grabadas, incluidas las de la Policía Nacional porque ahí se demuestra que el agente "corre después de haberse llevado a Ángel". González ha defendido el papel de la Policía Nacional en la sociedad, pero también ha señalado que "hay ovejas negras, por supuesto que sí, y hay que sacarlas".

"Esto es una ciudad pequeña, se te etiqueta y te estigmatizan. Estigmatizar a una persona joven por el hecho de ir a movimientos sociales y reivindicar lo que creemos que es justo y hacerlo pacíficamente, es muy injusto", ha dicho Carmen González que ha reiterado que lo que ha ocurrido es "una forma de reprimir a la juventud".

"No tiene ni pies ni cabeza"

La madre ha señalado que su hijo "se siente muy mal porque no encuentra ni pies ni cabeza" a lo ocurrido, máxime cuando se estaba defendiendo "de forma pacífica" una universidad pública y de calidad. Carmen González ha lamentado que su hijo se tenga que sentar en el banquillo a hacer frente a unas acusaciones "muy graves" de las que él no es responsable.

El altercado se originó cuando los agentes pidieron la identificación de Ángel al creer que era una de las personas que se habían enfrentado con un guardia de seguridad de la UJA. Cuando el joven pidió el número de placa al agente comenzó una revuelta en la que según Carmen y testigos presenciales, Ángel fue "golpeado" por los agentes hasta dejarlo "inconsciente" en el suelo.