Publicado: 11.06.2014 17:02 |Actualizado: 11.06.2014 17:02

La Fiscalía pide imputar a los líderes de Alianza Nacional y Fe-La Falange por incitar al odio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Fiscalía de Barcelona ha pedido imputar al presidente de Alianza Nacional, Pedro Pablo Peña, y al jefe nacional de Fe-La Falange, Manuel Andrino, por un presunto delito de provocación al odio, la violencia o la discriminación en sus discursos durante la manifestación ultra del Día de la Hispanidad de 2013 en la capital catalana.

La denuncia también les acusa de un presunto delito de injurias graves con publicidad dirigidas contra Instituciones del Estado, después de que Peña publicase en un blog sobre la causa abierta contra ellos cosas como: "Que las diligencias que abran o puedan abrir los esbirros del Régimen nos la pasamos por el arco del triunfo".

En su discurso en Montjuïc el 12 de octubre, Peña dijo, entre otras cosas, que "no habrá secesión de Cataluña si no es a base de mucha sangre", y Andrino aseguró que están dispuestos "a matar por España" en defensa de lo que considera su sagrada unidad, según la denuncia.

Peña y Andrino llegaron a la manifestación de Barcelona procedentes de Madrid en dos autobuses junto a otros 124 simpatizantes y militantes de Alianza Nacional, Democracia Nacional, Nudo Patriota Español y Fe Falange, que conforman la plataforma La España en Marcha, y de los que 30 de ellos tenían antecedentes por delitos violentos.

Unos 150 manifestantes se habían concentrado desde las 11 horas en la plaza de Espanya de Barcelona, pero la marcha hacia Montjuïc se demoró un par de horas a la espera de que llegasen los dos autobuses de Madrid; los organizadores habían pedido partir desde la plaza de Sants, pero la Consejería de Interior de la Generalitat se lo prohibió por motivos de seguridad.

Finalmente, durante el recorrido hacia la montaña los manifestantes profirieron cánticos como 'Artur Mas, cámara de gas', en relación al presidente de la Generalitat, 'Periodistas terroristas' y 'La inmigración destruye la nación', entre otros, añade la denuncia.

También durante el camino exhibieron todo tipo de banderas y simbología de extrema derecha y neonazi, como cruces célticas, banderas españolas preconstitucionales, hasta llegar a Montjuïc, donde ante unos 500 asistentes, Peña y Andrino pronunciaron sus discursos.