Publicado:  15.06.2012 17:42 | Actualizado:  15.06.2012 17:42

El FMI urge a España a subir el IVA y bajar el sueldo de los funcionarios

El Fondo reclama a España una política "ambiciosa" y recuerda al Gobierno que la confianza en los mercados "sigue débil" y las perspectivas son "muy difíciles". Desaprueba más amnistí

Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Nuevos deberes para España. Nuevos sacrificios. Nuevos ajustes. Una semana después de que diera a conocer su estudio de la banca española, el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha hecho público este viernes su informe periódico sobre la economía española –las conocidas Consultas del artículo IV con España–, en donde pega un importante rapapolvo al Gobierno. Le urge a aplicar ya, cuanto antes, una subida del IVA (y de los impuestos especiales), sin esperar a 2013, y a bajar el sueldo de los funcionarios. De no adoptarse medidas complementarias, los expertos del organismo que preside Christine Lagarde prevén que "el déficit sobrepase significativamente los objetivos" fijados –5,3% del PIB en 2012 y 3% en 2013– y "que caiga sólo gradualmente en el medio plazo". 

El Fondo, en su documento [descargar aquí], expresa sus dudas sobre el devenir de España prácticamente desde la primera línea. Sí reconoce al Gobierno de Mariano Rajoy haber tomado "numerosas y relevantes medidas". Pero, añade, no son suficientes, puesto que "la confianza de los mercados sigue débil y las perspectivas son muy difíciles". "La economía se encuentra en medio de una recesión con una recaída sin precedentes, con el desempleo a niveles ya inaceptables, la deuda pública creciendo rápidamente y segmentos del sector financiero con necesidades de recapitalización. Ello requiere una respuesta de política económica proporcionalmente ambiciosa con una comunicación que la enmarque dentro de una estrategia integral a medio plazo", escribe el FMI, dando además un cachete al Ejecutivo por su forma de explicar la crisis a los ciudadanos. El organismo cree que es "clave la comunicación clara y coherente" de un paquete integral de medidas en tres áreas básicas: consolidación fiscal, reestructuración definitiva del sector financiero y reformas estructurales. 

"La desviación fiscal en 2011 socavó la credibilidad de España para alcanzar la consolidación fiscal". Ahí cree el FMI que reside una de los primeros obstáculos para España. Rebajar el agujero de las cuentas públicas del 8,9% al 5,3% del PIB es un "objetivo muy ambicioso", pero puede que "no se alcance", porque los ingresos "son más débiles de lo esperado y el plazo es corto, en parte porque se retrasó el Presupuesto", critica el organismo. Ello hará que además se eleve "significativamente" el déficit, un problema agregado por el rescate de la banca y la financiación del pago a proveedores, por lo que hacen falta "más medidas". Sí recomienda el Fondo que el ajuste del déficit se haga de forma "más suave", dada la extrema "debilidad" del crecimiento. Es decir, que debería abrirse la mano para retrasar el cumplimiento del objetivo de déficit "con acuerdo de los socios europeos". 

Si no se toman medidas, avisa, el déficit sobrepasará "significativamente" el objetivo marcado

Los funcionarios del Fondo entienden que dada la magnitud del desfase en las cuentas públicas, "ninguna opción debe ser descartada". Dicho de otro modo, no basta sólo con recortar gastos, como ha priorizado el Gobierno, sino que es necesario aumentar los ingresos. ¿Por qué? Porque aunque los ajustes estén previstos "en las áreas adecuadas", serán "difíciles de implementar y sus resultados son inciertos", de modo que habría que apostar por una vía más segura. "Hay considerable margen para reducir los beneficios fiscales" a las empresas y subir el IVA y los impuestos especiales, "medidas que deberían tomarse ahora", conmina el FMI. Esos incrementos tributarios y los "futuros recortes en sueldos públicos" podrían "aprobarse ahora y cancelarlos sólo si los objetivos son alcanzados". Y añade: "La reducción de las cotizaciones a la Seguridad Social" que tanto ansían los empresarios es "deseable", pero sólo si el déficit vuelve a situarse por debajo del 3%. El informe también aduce que la deducción por la compra de vivienda que el Gobierno de Rajoy reintrodujo justo cuando cuando llegó al poder, en diciembre pasado, debe ser "eliminada". Igual que es "fundamental" que no se aprueben nuevas amnistías fiscales ni aumentos transitorios de tipos. "Debería protegerse el gasto en los más vulnerables", añade el escrito, sugiriendo una cierta injusticia fiscal del Ejecutivo. Asimismo, se recomienda dar "mayor énfasis a las privatizaciones". Neoliberalismo en estado puro.

Desde el exterior vuelven a mirarse con recelo las comunidades autónomas. El Fondo insta al Gobierno a ejecutar "plenamente" la Ley Orgánica de Estabilidad Presupuestaria, "advirtiendo inmediatamente" a las regiones incumplidoras e "interviniéndolas rápidamente si no logran responder a tiempo". Aun así, parece no ser bastante: el marco legal "aún necesita mejoras": mayor transparencia fiscal, Presupuestos autonómicos "más homogéneos y fáciles de usar", techos de gasto fijados para 2013 y 2014 y un Consejo de Política Fiscal y Financiera "independiente". 

Como la demanda interna aún seguirá hundida, el organismo avisa de que es necesario "centrarse en las políticas que faciliten la expansión del sector comercializable, el aumento de la productividad y reducir los costes". "Estas son reformas inherentemente complejas y difíciles, pero críticas si el crecimiento ha de ser inclusivo y altamente generador de empleo. El establecimiento de una meta clara, como conseguir que España se sitúe en el top 10 en las lístas de índices globales de competitividad y clima de negocios, podría ayudar a centrar las políticas y a su comprensión por parte de la población". 

El FMI pide recortes más drásticos de derechos de los trabajadores

El Fondo valora "muy positivamente" la reciente reforma laboral que ha mermado de derechos a los trabajadores, si bien para notar sus efectos se necesita "tiempo". Tampoco le parece lo bastante agresiva al organismo que dirige Lagarde: "Aunque hay algunas señales tentativas en sentido positivo, los salarios no son todavía suficientemente sensibles a la muy elevada tasa de desempleo". En plata: hay que bajar los sueldos. Y algo más: reducir la indemnización por despido en los contratos indefinidos –de 33 y 20 días, dependiendo de si el despido es improcedente o procedente–, eliminar la indexación de los salarios según la subida del IPC y la ultraactividad de los convenios colectivos. El FMI incluso plantea reservas a la prestación por desempleo: debería "considerarse si el uso de los subsidios ofrece la mayor eficiencia". 

Como último punto, se recomienda al Gobierno seguir su política liberalizadora en varios ámbitos: mercado del alquiler, horarios comerciales, servicios profesionales... O la reducción del déficit de tarifa. Medidas que sería necesario implementar "de forma rápida y efectiva". 

Lagarde ya saludó la pasada semana el rescate. El informe hecho público este viernes, también, porque "contribuye a paliar los riesgos a corto plazo". Pero advierte: "Las tensiones del mercado se podrían intensificar, especialmente si las políticas económicas no logran frenar las salidas de capital o como consecuencia de mayores tensiones en otras áreas de la eurozona.

"Las tensiones del mercado podrían intensificarse" pese al rescate, afirma

El FMI no adelanta cuál será el monto final de la recapitalización del sistema financiero, porque depende de la evaluación que hagan las consultoras –antes del 21 de junio– y las auditoras –antes de finales de julio– , pero cree que el techo de 100.000 millones de euros que ofreció el Eurogrupo es una cantidad "manejable desde el punto de vista de la sostenibilidad de la deuda".

El informe recomienda clasificar las entidades financieras entre aquellas que no necesitan apoyo, bancos viables y bancos no viables, reforzar la supervisión bancaria o anunciar un objetivo de gestión de activos tóxicos. 

El Ejecutivo no se sintió especialmente concernido por el marcaje del FMI. Estimó que algunas de esas recomendaciones eran "más novedosas y otras no tanto, como la subida del IVA y de los impuestos especiales", y algunas de ellas incluso, subrayaban este viernes desde la Moncloa, están ya contenidas en el Programa Nacional de Reformas que Rajoy presentó en Bruselas en abril, aunque contempladas "con distinto calendario". "Pero en lo fundamental coincide con el Ejecutivo en la necesidad de la austeridad, las reformas y el compromiso ineludible que tiene el presidente con el cumplimiento del déficit".

Fuentes gubernamentales apuntaron a Público que, no obstante, como ya dijo la vicepresidenta hoy tras el Consejo de Ministros, hay medidas "en estudio", y que si Rajoy ha de "incumplir sus promesas electorales porque lo cree conveniente y responsable para luchar contra el déficit, lo hará, que nadie se llame a engaño". Pero "España tiene sus razones para defender su calendario", arguyeron. 

No obstante, todo queda al albur de lo que ocurra en las próximas horas, con las elecciones griegas del domingo, absolutamente decisivas para el futuro del euro y para la estabilidad de la Unión. "El reto es el euro, no lo olvidemos. Y España es uno de sus flancos. Por tanto, es necesaria más unidad, más integración fiscal y política, una unión bancaria, voluntad política", reiteraron desde la Moncloa. 

PUBLICIDAD

Comentarios