Público
Público

Fomento amenaza a Spanair con la mayor multa a una aerolínea

Pastor investiga si la empresa ha cometido dos infracciones muy graves que suponen una sanción de 9 millones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los gestores de Spanair, con Ferran Soriano al frente, no han ayudado a que los pasajeros pudieran ser recolocados lo más rápido posible tras decidir que la aerolínea suspendía su actividad. La empresa comunicó el cese al Ministerio de Fomento sólo 90 minutos antes de confirmarlo públicamente el viernes a las nueve y media de la noche. Así lo aseguró ayer la titular de esta cartera, Ana Pastor, que amenaza con imponer a Spanair la mayor multa habida hasta ahora por cese de actividad: hasta nueve millones de euros por dos infracciones consideradas como muy graves.

Ni Air Comet, que cayó el 21 de diciembre de 2009, ni Air Madrid, que dejó de volar el 15 de diciembre de 2006, se enfrentaron a multas tan altas. En ambos casos, Fomento (en manos, primero, de Magdalena Álvarez y, luego, de José Blanco) amenazó con sancionarlas por no garantizar la continuidad del servicio comprometido con sus clientes, como manda el artículo 37.1.3. de la Ley de Seguridad Aérea. En estecaso, Spanair también habría vulnerado la obligación de proteger los derechos de los pasajeros al no darles asistencia en caso de cancelación de vuelos (artículo 37.2.1). Y cada una de las infracciones supone unamulta de hasta 4,5 millones.

La compañía llevaba medio año sin pagar a Aena las tasas aeroportuarias

Además, el Ministerio deberá reclamar a la compañía, al borde del concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos), los costes de organizar la recolocación de los miles de pasajeros que Spanair ha dejado tirados, sin previo aviso, ni asistencia.

Este coste se carga ahora al bolsillo de todos los españoles y, una vez finalizado el trámite de su más que probable concurso, Spanair tendría que abonarlo. Pero hay riesgo de que las arcas públicas lo acaben pagando. En el caso de Air Madrid, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid eximió a la aerolínea de pagar los 6,8 millones de euros pagados por Fomento en su día por trasladar a los pasajeros por no acreditar correctamente esos traslados realizados.

Un problema con el que se encontraron ayer los clientes de Spanair fue que tuvieron que pagar las tasas aeroportuarias por un billete que ya habían comprado en su día (entreocho y diez euros). Fomento exonerará de este pago a los damnificados. Pero lo que no van a evitar es tener que pagar otro billete, aunque más barato (entre 60 y cien euros, una tarifa llamada de rescate) para poder volar a su destino. Ese dinero tendrán que reclamarlo.

La empresa se niega a ofrecer datos sobre su situación financiera

La ministra aseguró que su departamento buscará que 'se asuma toda la responsabilidad de quien incumple las normas y de quien pisotea los derechos de los ciudadanos', informa Efe. En cuanto a una eventual responsabilidad de la Generalitat en la crisis de Spanair, Pastor dijo que afronta un problema heredado y que ha estado 'arrimando el hombro en todo momento' para que la compañía se mantuviera activa.

Hasta ahora, la aerolínea se ha centrado en el operativo para intentar dar alternativas a sus clientes. Más allá de ese objetivo, el hermetismo respecto a la situación empresarial es absoluta. Se desconoce cuándo se presentará el concurso de acreedores y con qué condiciones, si bien el presidente de la compañía, Ferran Soriano, asegura desconocer si se apostará por la suspensión de pagos. Sobre el pasivo, fuentes del sector explicaron a este diario que las dificultades económicas de Spanair llevaban meses siendo patentes. La aerolínea lleva medio año sin pagar las tasas aeroportuarias a Aena, una buena porción de los 206 millones de endeudamiento que aseguran algunas fuentes.

Más allá de los factores económicos, el responsable de comunicación de Spanair, Jordi Juan, definió el día de ayer como de 'cierta tranquilidad general en todos los aeropuertos dentro de la problemática que genera una situación como esta'. La aerolínea participó en el comité de crisis que se reunió durante todo el día en El Prat, junto con Aena, el Govern catalán y el Ministerio de Fomento.

Spanair tramitó más de 1.100 reclamaciones, de las cuáles 555 ya han sido presentadas ante Aena. Además, la gestora aeroportuaria atendió más de 3.500 llamadas. Entre ayer y hoy se vieron afectados por el cese de actividad 22.700 pasajeros. El lunes se prevé que el número crezca, con 267 vuelos cancelados.

Ayer no se registró ningún incidente. Sí que los hubo el viernes por la noche en Palma de Mallorca. Fuentes de Spanair aseguran que algunos trabajadores decidieron abandonar sus puestos de trabajo y la aerolínea se vio obligada a avanzar el horario de cierre de la operativa por motivos de seguridad. Ayer, en cambio, desdeSpanair destacaban 'la labor que están haciendo los emplea-dos dando la cara ante los clientes en una situación muy complicada para ellos'.

La compañía no facilitó ayer los pasajeros que tienen billetes para la próxima semana, si bien afirmaron que se ha prorrogado hasta el viernes la colaboración con otras compañías Vueling, Iberia y Air Europa, entre otras para fijar tarifas de rescate . Estas compañías han absorbido hasta ahora 8.034 pasajeros.

No sólo eso. La liquidación de Spanair ha abierto nuevas opciones de mercado para las compañías que operan desde El Prat. Vueling, su máxima rival, ha reaccionado activando rutas que sólo opera en temporada alta para cubrir el nuevo vacío. La aerolínea de bajo coste opera desde ayer hasta Estocolmo y Copenhague y desde hoy volará a Niza, Marsella y Múnich. A ese ritmo, todo apunta que la sobrecapacidad de vuelos de Barcelona se depurará rápidamente y las dudas recaen ahora sobre las nuevas tarifas que deberán pagar los usuarios.