Público
Público

Los 'fontaneros' del candidato Rajoy, al descubierto

El Gabinete Ejecutivo de Presidencia (GEP), que se ocupa de la estrategia de comunicación del líder, despierta ciertos recelos y envidias en el PP

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El martes día 20 de septiembre, a dos meses de las elecciones generales, tres cargos del PP bajaron a la sala de prensa de su partido para presentar la página web de Mariano Rajoy. Por un lado, el vicesecretario de Comunicación, Esteban González Pons, y el coordinador de Presidencia, Jorge Moragas. Por otro, una cara desconocida para el público, la de Alfonso de Senillosa, un empresario que fichó el partido hace más de dos años y que ahora va en el puesto número 20 de la lista de los conservadores de Madrid al Congreso de los Diputados. Todos tomaron la palabra frente a un Rajoy que contemplaba inmutable el nacimiento de los 'rajoyistas' en vez de los 'marianistas', por aquello de evitar, según se dijo, 'connotaciones religiosas'.

Era el último trabajo de un grupo de personas que, bautizado como el Gabinete Ejecutivo de Presidencia (GEP), se encarga de diseñar la estrategia de comunicación de Rajoy. Tienen hasta logo propio. Varias manos de colores superpuestas acompañando sus siglas. Es un equipo controlado por Moragas. Pero como este tenía que llevar la agenda de Rajoy y estar pendiente de sus encuentros internacionales, decidió reforzar su flanco buscándose un número dos.

Los asesores del líder del PP se han colocado en las listas electorales

Así fue como Senillosa desembarcó en el PP como asesor para temas tecnológicos. Este venía de fundar y vender la cadena Workcenter y había sido reconocido por ello con el premio Joven Empresario de la Comunidad de Madrid. Actualmente es el director del Gabinete.

Otro de los fichajes para esa área fue la de Víctor Calvo-Sotelo, hijo del expresidente del Gobierno y exsubsecretario de Estado de Fomento con Arias Salgado. Su labor tiene que ver más con el análisis y la elaboración de papeles. Rajoy, al igual que a Senillosa, lo ha incluido en las candidaturas. Va de número dos por Zamora. El puesto que ocupaba en esta legislatura el portavoz de Exteriores, Gustavo de Arístegui, el único crítico con la continuidad de su jefe de filas tras la derrota de 2008 que se ha quedado fuera.

Otra incorporación ha sido la de Eduardo Baeza, que se ocupa de la campaña online y de las redes sociales de Rajoy. En Harvard se especializó en dirección de campañas políticas trabajando para las del Senado y Congreso de EEUU.

Alfonso de Senillosa, Victor Calvo-Sotelo o Eduardo Baeza son tres caras nuevas

Y también hay que citar a Sergio Ramos, creativo del PP y responsable de la imagen audiovisual del líder conservador. A él corresponden los vídeos de 'Rajoy en acción'. El reparto se completa con los nombres de María Aguilera, Charo García, Ana Collado o Abelardo Betancourt.

Este departamento es el último que se ha creado dentro del partido para reforzar y modernizar la imagen de Rajoy gracias a herramientas como Facebook o Twitter. Sus funciones se complementan con las de la vicesecretaría de Comunicación, la de Organización y la de Política Territorial. Entre todas conforman la trastienda que fabrica la marca Rajoy como candidato a la presidencia de las elecciones del 20-N. Todas están interrelacionadas y deben sincronizarse en multitud de ocasiones.

El GEP ha despertado, en ocasiones, ciertos recelos internos. Tal y como generaron en su día las personas que se encerraron con Soraya Saénz de Santamaría para elaborar el programa marco de los comicios municipales y autonómicos de 2007. Un grupo al que se llegó incluso a apodar 'Los sorayos' con objeto de ridiculizarlo. Un año después ella sería nombrada portavoz en el Congreso.

En el partido creen que si Rajoy gana el 20-N este equipo se irá a la Moncloa

Algunos cuentan que a Rajoy ya no se le puede entregar un documento o propuesta sin que pase por manos de su personal de confianza. 'El jefe está blindado. Ellos son su filtro', dice un diputado. Pero los que rodean a Rajoy lo desmienten. Afirman que él es 'muy accesible' y que atiende y recibe a quien se lo pida.

La prueba de que han levantado suspicacias está en que, el mismo día del lanzamiento de la web, el Gabinete de Rajoy se hizo una foto y salió en el diario El Mundo bajo el título de 'Los hombres del presidente'. Aquello sentó fatal en varios círculos del Partido Popular. Hubo cargos que se preguntaron para qué habían hecho bajar y posar a Rajoy para las imágenes si después este no aparecía por ningún lado y pensaron que su único objetivo había sido, por tanto, el de convertirse en protagonistas absolutos. Algo que es precisamente lo que el presidente del PP quiere que no hagan. Rajoy, al que no le gustan los líos, prefiere que se mantengan en un segundo plano.

No fue lo único que se les criticó desde las filas conservadoras. Hubo otro gesto que también llamó mucho la atención. Fue en el último pleno de la Cámara Baja de esta legislatura. El presidente del PP no estuvo presente y, en su lugar, Moragas fue a dar un apretón de manos de despedida a José Luis Rodríguez Zapatero. Los diputados lo observaban atentamente. Levantó ampollas. Eso sí, todos prefieren llevarse bien con él. 'Realmente es poderoso', explica alguien del Comité de Dirección resaltando su influencia sobre el jefe de la oposición. Si el PP gana, algunos le auguran un ministerio pero otros le ven ejerciendo la misma labor desde la Moncloa, igual que Carlos Aragonés con José María Aznar.

En la derecha también piensan que el resto tiene muchas posibilidades de seguirle en el camino y que, de ese modo, todos terminen convirtiéndose en fontaneros nombre que reciben los asesores monclovitas. 'La envidia es muy mala', señala un cargo conservador que reconoce la preparación de este grupo y lamenta que no se pueda destacar. Otros contraatacan poniendo en evidencia su juventud e inexperiencia política.

Desde el GEP aseguran que siempre han mantenido la discreción hasta que con las candidaturas sus rostros empezaron a darse a conocer en los medios de comunicación. Y también mantienen que se ha limado cualquier tipo de aspereza que pudiera existir y que surgieron sobre todo con motivo de las elecciones del 22 de mayo. Cuentan que para esta cita electoral, a diferencia de aquella, han colaborado estrechamente con el resto y sin problemas. Explican que Moragas ha consultado todo con la directora de campaña, Ana Mato, y esta ha dado su aprobación a los pasos que se iban dando. Y que Senillosa ha hecho lo propio con Esteban González Pons.

Este último también ha reforzado su área. En una foto de su libro, Camisa blanca, aparece con todos sus colaboradores bajo el título La quinta planta de Génova, 13, por el piso que ocupan dentro de la sede nacional. Sus principales ayudas son el diputado extremeño Carlos Floriano y Beatriz Escudero, número uno por Segovia y persona afín a María Dolores de Cospedal . También está el expresidente de Nuevas Generaciones del PP, Nacho Uriarte.

Mientras desde el GEP sólo se dedican a la comunicación del presidente del PP, desde el departamento de Pons se encargan de toda la relativa al partido, a realizar análisis y marcar estrategias firmando los argumentarios.

En Organización y Política Territorial no ha habido cambios. En el PP dicen que son los departamentos que cuentan con los 'clásicos de la casa'. Capitaneados por Mato y Javier Arenas cuenta, entre otros, con los diputados Juan Carlos Vera, José Antonio Bermúdez de Castro, Juan Manuel Moreno o Juan José Matarí.

Hace algunos años, a Rajoy siempre se le veía acompañado de su responsable de medios, Belén Bajo, y de su jefe de Gabinete, Francisco Villar, que falleció el pasado miércoles. Eran los años de Gobierno de Aznar. Tras una década juntos, les llegó el relevo. Primero llegó Carmen Martínez Castro como directora de Comunicación y desde el XVI Congreso de Valencia, Moragas. Rajoy se apoya mucho en ellos y también en otra figura clave para él, Valle Ordoñez, su jefa de Protocolo que le acompaña allá donde va.