Público
Público

Fraga apoya a Solbes en su propuesta de financiación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La negociación sobre el nuevo sistema de financiación parece, por una vez, no entender de partidos. El ex presidente de la Xunta y fundador del PP, Manuel Fraga, respaldó ayer el modelo presentado por Solbes al defender al Gobierno en su postura firme frente a las aspiraciones de Catalunya. Lo que choca frente a la reclamación también del PP catalán de un modelo más 'justo' para Catalunya y a las posiciones que comparten los gobiernos populares en Valencia y Madrid con el catalán, al pedir también un mayor reconocimiento del aumento poblacional en la reforma.

'Entiendo que tiene razón por una vez el Gobierno resistiendo a la presión de Catalunya', afirmó Fraga en una entrevista a RNE, en la que invitó al presidente de la Generalitat, José Montilla, a 'recordar de dónde viene', en referencia a su origen andaluz. Fraga responsabilizó a Zapatero de tolerar un Estatut con apartados 'claramente anticonstitucionales' y confió que no peligrará la solidaridad entre territorios porque los partidos que apoyan la Consttitución 'somos mayoría'. Las declaraciones entran en confrontación con las palabras de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, que llegó a reconocer que Catalunya 'tiene unos retrasos importantes' en materia de financiación para explicar que el PP de Catalunya tenga una 'posición común' con el resto de partidos para lograr un aumento de recursos en esta comunidad.

Ante un cambio en las alineaciones, el presidente de ERC, Joan Puigcercós, alertó ahora de un eventual 'pacto tácito' entre Ferraz y Génova para 'desarmar' al frente común entre la Generalitat Valenciana y Catalunya, que ha abierto una grieta a la clásica confrontación entre partidos. Desde el PSC, Joaquim Nadal recordó a Zapatero que 'se debe' a los 1,6 millones de catalanes que le votaron.

Por su parte, el vicepresidente catalán, Josep Lluis Carod Rovira, mostró el 'disgusto' por la propuesta de Solbes y afirmó que ahora Zapatero debe mover ficha y poner sobre la mesa una nueva propuesta. El vicepresidente apeló a la unidad entre partidos: 'si Catalunya se divide, le volverán a tomar el pelo'.