Público
Público

Los Franco deberán abrir Meirás

El Supremo obliga a los herederos del dictador a permitir la entrada de visitantes al pazo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El pazo de Meirás, la que fue residencia de verano de Francisco Franco, deberá permanecer abierto al público al menos durante cuatro días al mes. El Tribunal Supremo ha desestimado, en una sentencia hecha pública ayer, el recurso de casación interpuesto por la hija del dictador, Carmen Franco, en contra del decreto de la Xunta de Galicia que en 2008 declaró Bien de Interés Cultural (BIC) el complejo, situado en Sada (A Coruña).

El alto tribunal ha vuelto a fallar así en contra de los Franco, que han reclamado hasta en tres ocasiones la suspensión cautelar del decreto del Gobierno autonómico al aducir que la apertura pública del recinto supondría 'un alto coste' económico.

La sentencia obliga a la familia Franco a pagar las costas del proceso judicial

'Tener que recibir a los visitantes procedentes de toda Galicia, sin descartar que puedan existir problemas de orden público ante una eventual manifestación de carácter político o por la entrada de cualquier persona que aprovechara la ocasión para acometer algún acto vandálico o un atentado', supondría importantes gastos en concepto de 'vigilancia y seguro por accidentes', apelaba la familia Franco en su recurso.

Estos argumentos, que ya fueron rechazados por el Tribunal Superior de Xustiza gallego por 'irreales' e 'hipotéticos', han vuelto a ser desestimados ahora por el Tribunal Supremo, que confirma de este modo la declaración de Bien de Interés Cultural del recinto y condena a Carmen Franco al pago de las costas del juicio.

La Comisión pola Recuperación da Memoria Histórica de A Coruña, en su valoración del auto, reclamó a la Xunta, presidida por el líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, que 'deje de defender los intereses de los Franco al negarse a aplicar la sanción correspondiente'. Este colectivo ha anunciado que organizará visitas guiadas al palacete que denominará con un reclamo de contenido inequívoco: 'El robo del pazo de Meirás'.

'Si los Franco siguen considerando que es muy costoso el mantenimiento del pazo y pagar un servicio de seguridad que esperamos que no se sufrague con dinero público procedente de la Xunta, lo mejor que puede hacer, para evitar gastos en tiempos de crisis, es devolver el pazo que robaron en 1938', adujeron los memorialistas coruñeses.

La distinción del palacio, que data del siglo XIX, como 'sitio histórico', otorgado durante el Gobierno de socialistas y nacionalistas gallegos dirigido por Emilio Pérez Touriño, supone el grado máximo de protección para un edificio. El reconocimiento como BIC implica, además, que las visitas sean gratuitas y que los propietarios informen a la Xunta de cualquier acondicionamiento que pretendan ejecutar en el interior del recinto. Los herederos del dictador están obligados por ley a cuidar y preservar el inmueble.

Los trámites para la declaración del pazo de Meirás como bien protegido se remontan a 2007, cuando lo solicitó el Ayuntamiento de Sada. Sin embargo, fue necesaria una sentencia del Tribunal Superior de Xustiza, un año más tarde, para que los Franco autorizaran la entrada a los técnicos de Patrimonio, que debían inspeccionar el inmueble. El edificio había permanecido infranqueable durante más de 70 años, los mismos que llevan los Franco veraneando en el palacete, de 2.115 metros cuadrados, edificados en unos terrenos de casi siete hectáreas y a las que ahora se podrá acceder libremente.