Público
Público

El freno a las leyes sociales causa malestar dentro del Ejecutivo

La decisión del presidente de meter en el congelador la reforma de la Ley de Libertad Religiosa ha provocado malestar interno

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La decisión del presidente de meter en el congelador la reforma de la Ley de Libertad Religiosa ha provocado malestar interno en sectores del Gobierno y del PSOE que disienten de la estrategia de fiar la recuperación política a la eficacia económica.

Estos sectores, que discrepan de la orientación 'liberal' de la política económica que ejecuta Elena Salgado, tampoco comparten que se renuncie a reformas que, 'al menos, nos permitirían dar alguna satisfacción a nuestro electorado'.

No sólo se ha metido en el cajón la reforma laicista que se incorporó al programa del Gobierno por decisión del congreso del PSOE celebrado tras las elecciones generales, sino que también ha quedado en vía muerta el proyecto de ley de igualdad de trato, uno de los compromisos electorales más emblemáticos de 2008 y que se había programado para que su aprobación coincidiera con el semestre de la presidencia rotatoria de la Unión Europea.

José Luis Rodríguez Zapatero justificó la postergación de la reforma de la Ley de Libertad Religiosa, cuya elaboración ha coordinado la vicepresidenta primera con el ministro de Justicia, en su determinación de dar prioridad absoluta a los proyectos e iniciativas de carácter económico. Sin embargo, según las fuentes gubernamentales consultadas, en su ánimo ha pesado el recuerdo de lo ocurrido con la Ley de la Memoria Histórica, que irritó a la derecha y dejó insatisfecha a la izquierda.

Personas conocedoras del contenido de la reforma proyectada apuntan a que, si se le diera ahora luz verde, se reproduciría una situación similar dado el limitado alcance de la reforma, de modo que se abriría una nueva controversia con una rentabilidad política dudosa.