Público
Público

Un frente civil abertzale pide el alto el fuego

El nuevo colectivo, que nace mañana, insta al Gobierno a garantizar los derechos políticos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un nuevo movimiento social y político se presentará mañana en Durango (Vizcaya) con una declaración a favor del respeto de los 'derechos civiles' en Euskadi y de que ETA 'dé una respuesta inmediata' a la petición del alto el fuego unilateral, permanente y verificable, realizada por personalidades internacionales y la propia izquierda abertzale, junto a otras fuerzas.

El colectivo, denominado Movimiento por los Derechos Civiles de Euskal Herria, asumirá el espíritu de la plataforma Adierazi EH, que integraba a miembros de la izquierda abertzale, Aralar, EA, Alternatiba y los sindicatos ELA y LAB, entre otros. La última iniciativa de Adierazi EH fue la convocatoria de una manifestación en Bilbao el pasado septiembre, prohibida a la postre por la Audiencia Nacional pese a que en su manifiesto defendía el 'derecho a la vida'.

El nuevo movimiento reivindicará en su declaración, informa Europa Press, que 'la inmensa mayoría de la población de Euskal Herria' apuesta por abrir un escenario 'donde se garanticen el derecho a la vida y la libertad, el derecho a decidir libremente sin exclusiones ni vetos, y el derecho a un futuro en libertad y paz para todos'. Este colectivo hará por ello un llamamiento a la sociedad vasca para que se convierta en 'protagonista' del cambio de ciclo y, con ese fin, se eche a la calle el 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos.

Además, pedirá a ETA que 'dé una respuesta inmediata y positiva a la Declaración de Bruselas y el Acuerdo de Gernika' con un alto el fuego, y reclamará a los gobiernos español y galo que garanticen el 'ejercicio de los derechos humanos, civiles y políticos de toda persona y colectivo'.

Por otra parte, otro organismo social, Lokarri, defendió ayer la aportación de otros países para favorecer la paz. Su coordinador, Paul Ríos, estimó 'importante' para ello que, como el líder del Sinn Féin, Gerry Adams, otras 'figuras internacionales' apoyasen la legalización del nuevo partido que presente la izquierda abertzale.