Público
Público

El fuego arrasa 2.457 hectáreas en Valencia

Hasta ocho focos de incendios obligaron a desalojar a más de mil personas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El fuego se ceba con el País Valencià. Los incendios que se iniciaron la noche del lunes, con hasta ocho focos de llamas, hicieron arder más de 2.500 hectáreas (al cierre de esta edición) entre el municipio alicantino de Alfafara y los valencianos de Simat de la Valldigna, Bocairent y Ontinyent. Más de un millar de personas tuvieron que desalojar sus casas durante la jornada.

Aunque las causas del fuego aún no se han esclarecido, el conseller de Gobernación, Serafín Castellano, confirmó que 'las primeras investigaciones apuntan a que los incendios de Alfafara y Simat fueron intencionados y lo mismo podría suceder con el de Agullent'.

De los ocho focos detectados, cinco estaban activos al comienzo de la noche y los otros tres ya se encontraban estabilizados. El dispositivo fue aumentando progresivamente a lo largo del día, hasta alcanzar 31 medios aéreos, así como más de 500 efectivos entre brigadas de la Generalitat, Diputacion de Valencia y Consejería de Justicia y Seguridad Ciudadana de Murcia, que envió dos helicópteros durante la jornada verspertina.

Las labores de extinción se concentraban a última hora en la extinción del incendio de Ontinyent, aún sin controlar a causa de las fuertes rachas de viento de poniente que, con rachas de entre 30 y 40 kilómetros por hora, obligaban a los bomberos a intentar desviar su trayectoria hacia focos ya extinguidos para evitar su avance hacia el Parque Natural de la Serra Mariola.

La Consejería de Salut de la Generalitar activó un dispositivo de emergencia especial para atender a las personas afectadas. Dada la magnitud del fuego, el organismo constituyó también puestos de mando avanzados que tuvieron que atender a un bombero de 47 años y a un brigada forestal de 43.

La Consejería de Salut de la Generalitar activó un dispositivo de emergencia especial

Las autoridades establecieron el centro de operaciones en el Polideportivo Municipal de Ontinyent, de 86.000 metros cuadrados, habilitado con 100 camas para recoger a los evacuados que no tenían donde pasar la noche.

Uno de los trabajadores del centro explicaba que en la noche del lunes 'sólo una pareja pernoctó en el pabellón, ya que la mayoría pudo quedarse en casas de familiares'. El centro habilitó también el gimnasio para el descanso de los más de 350 miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Tanto el presidente de la Generalitat, Francisco Camps, como la ministra de Defensa, Carme Chacón, acudieron durante el día a Ontinyent para evaluar los daños y prestar apoyo a los efectivos de extinción.