Público
Público

El fuego en el que murieron dos bomberos fue provocado

Las víctimas del incendio forestal de Pontevedra quedaron atrapadas por un cambio del viento

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Xunta de Galicia considera que el incendio forestal en el que, la noche del jueves, murieron dos bomberos en Fornelos de Montes (Pontevedra) fue provocado. Julio Martínez da Silva, de 27 años, y Rodrigo Amo Gómez, de 35, ambos con gran experiencia, perdieron la vida atrapados entre las llamas a causa, presumiblemente, de un cambio en la dirección del viento.

El Gobierno gallego, a través del conselleiro de Medio Rural, Samuel Juárez, informó ayer de que los primeros indicios apuntan a que alguien provocó el fuego, ya que en la misma zona se han iniciado en los últimos días cinco focos distintos. Las víctimas iban acompañadas por cinco brigadistas más, pero, por algún motivo, se separaron del grupo y fueron hallados muertos cien metros más allá de donde se había desplegado el equipo.

Este año ya han ardido 4.000 hectáreas en la comunidad gallega

Este año ya han ardido más de 4.000 hectáreas en Galicia, 2.000 de ellas en agosto. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo (PP), compareció ayer ante los medios de comunicación pero se limitó a leer una declaración institucional, flanqueado por Juárez y por el conselleiro de la Presidencia, Alfonso Rueda. No admitió ni una sola pregunta.

Feijóo envió sus condolencias a las familias de los fallecidos, priorizó la lucha contra 'las actividades criminales de los montes' y mostró su respaldo a los más de 6.000 brigadistas que trabajan en la extinción de incendios en Galicia. Juárez agregó que, en verano, 'los incendios son muy probables y, además, muy complicados de extinguir'. Al cierre de esta edición cinco focos seguían activos en la región.

El presupuesto en la lucha anti incendios se ha reducido cinco millones de euros

Según la fiscalía, el 70% de los incendios en Galicia son provocados, y en la mayoría de los casos, el culpable es un hombre que vive cerca del lugar. Este año ya han sido detenidos 22 pirómanos.

La falta de información sobre estos siniestros se ha convertido ya en una tónica, más que en una excepción. Los datos llegan con cuentagotas a los medios, y sólo cuando son solicitados de manera reiterada. De los incendios de menos de 20 hectáreas quemadas, la Xunta no informa y del resto, lo hace de manera variable.

Aunque el PP criticó con dureza al Gobierno del bipartito (PSdG/PSOE-BNG) por no dar toda la información sobre los incendios cuando estaba en la oposición, ahora, ya en el Gobierno, los conservadores han aplicado la misma táctica, con la excusa de que estas explicaciones incitan a los pirómanos. El PSOE denunció la semana pasada que, mientras la Xunta hablaba de tan sólo seis fuegos activos, el ejército los cifraba en 64. Además, el presupuesto de lucha contra incendios se redujo este año en cinco millones de euros.

Por otro lado, la Guardia Civil ha detenido al presunto autor de un incendio forestal en Barjas (León), que ya ha arrasado mil hectáreas. El arrestado es un vecino de la zona. Además, en Navarra, una jueza imputó ayer a tres personas por un delito de incendio forestal después de que las llamas de una barbacoa quemaran 500 hectáreas.

Mientras, Portugal vive con angustia la ola de incendios forestales que ya han arrasado más de 68.000 hectáreas de sus bosques, incluidos dos parques naturales. Ayer, hasta 700 efectivos intentaban sofocar 43 fuegos, la mayoría situados en el norte del país. Sólo en la última semana se han detectado 300 focos diarios y dos bomberos han muerto en los trabajos de extinción.

Las llamas han alcanzado los parques de Peneda Gerés y Serra da Estrela, al norte del país y próximos a la frontera. Las autoridades se han visto obligadas a evacuar algunas poblaciones. Ante esta situación, el presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, y el primer ministro, José Sócrates, interrumpieron sus vacaciones y se reunieron ayer con los responsables de la lucha contra los incendios.

A pesar de los esfuerzos para sofocar las llamas, las principales asociaciones medioambientales del país han criticado la falta de prevención y coordinación en las tareas de extinción, informa Efe. Para la Liga para la Protección de la Naturaleza, las condiciones meteorológicas adversas han puesto al descubierto muchos fallos en las políticas anti incendios. Hasta ahora, 15 presuntos pirómanos han sidodetenidos.