Público
Público

Gabilondo prefiere la Universidad a ser diputado en la oposición

El ministro de Educación declina ir de número dos en la candidatura del PSOE por Valencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No seré diputado. Seguiré trabajando en los asuntos públicos, como he hecho durante muchos años en la Universidad, o en algún otro sitio, pero no estaré en la política parlamentaria'. Con esta declaración hizo público ayer el ministro de Educación, Ángel Gabilondo, su rechazo a la oferta del PSOE para ser candidato al Congreso de los Diputados por Valencia.

El martes de la semana pasada, la dirección del PSOE valenciano, que encabeza Jorge Alarte, dio su conformidad a la petición de Alfredo Pérez Rubalcaba para que Gabilondo acompañara como número dos a Inmaculada Rodríguez-Piñero, que encabezará el cartel por Valencia. Incluso quedó abierta la posibilidad de alterar ese orden para que el ministro fuera el cabeza de lista.

El PSPV, inquieto por la posible fuga de votos hacia los nacionalistas

Pero el acuerdo entre el candidato electoral y el secretario general del PSOE valenciano olvidó tener en cuenta el parecer definitivo del afectado. Según diversas fuentes, en una primera conversación Gabilondo se mostró disponible para figurar en las candidaturas, pero sin hablar de circunscripción ni dar una conformidad definitiva. Por eso, acogió con sorpresa que se diera por sentado que sería el número dos por Valencia.

'No se ve de diputado. Prefiere estar en la Universidad', explicaron a Público fuentes conocedoras del proceso. Gabilondo, que forma parte del Gobierno como independiente, no quiere convertirse en lo que en la jerga parlamentaria se conoce como un culiparlante, un diputado cuya actividad se limita prácticamente a apretar el botón correspondiente para las votaciones.

Además, en su ánimo puede haber influido que no se le encontrara hueco en Madrid y se le quisiera enviar como paracaidista al País Valencià, después de que su nombre se hubiera manejado incluso como posible candidato a la Alcaldía de la capital para las últimas elecciones municipales.

La lista de Madrid rebosa, aunque ya hay seis bajas entre los puestos seguros

No obstante, el fichaje del ministro había sido bien recibido en el País Valencià. En 2008, fue cabeza de lista María Teresa Fernández de la Vega, a la sazón vicepresidenta del Gobierno. Gabilondo era el único ministro con perfil para ocupar ese puesto porque, aunque los socialistas valencianos están muy preocupados con perder votos en beneficio de los nacionalistas de izquierdas, aportaba ante otro tipo de votantes: el País Valencià es la Comunidad con la tasa más alta de fracaso escolar.

La previsión es que corra la lista, en la que estarán, entre otros, Ciprià Ciscar, Carmen Montón, José Luis Ábalos y, a lo mejor, Carmen Alborch.

De los actuales ministros, el único con plaza segura por Madrid es el titular de Trabajo, Valeriano Gómez, al que Rubalcaba quiere situar de número tres, detrás de él y de Elena Valenciano. Entre los siguientes, se da por seguros a Delia Blanco y Rafael Simancas, cuya inclusión será defendida por el secretario regional, Tomás Gómez. Y también a Cristina Narbona, Diego López Garrido y Antonio Hernando, estrechos colaboradores de Rubalcaba.

Los cinco últimos, al igual que Valenciano, ya formaron parte de la lista de 2008. Entonces se obtuvieron 15 escaños, que será el número de referencia oficial para establecer los puestos de salida, aunque en los cálculos internos no se consideran seguros más allá del décimo o el duodécimo y los nombres citados ya suman ocho, con la complejidad añadida de que la candidatura debe respetar la paridad por sexos.

Esto hace que, aunque Rubalcaba intentará hacerle hueco, no se dé por segura, aunque sí se considera 'probable', la inclusión de José Enrique Serrano, director del Gabinete de Presidencia y estrecho colaborador del candidato desde los tiempos de Felipe González. Y eso que, de los 15 elegidos en 2008, con seguridad no repetirán seis, por distintos motivos: Zapatero, Pedro Solbes, Mercedes Cabrera, Trinidad Jiménez, Antonio Gutiérrez y Juan Barranco.

En Catalunya, la Ejecutiva del PSC proclamó ayer oficialmente como cabeza de lista por Barcelona a la ministra de Defensa, Carme Chacón. La elección se produjo al concluir el plazo para que se presentaran candidaturas alternativas, sin que eso ocurriera.