Público
Público

Gallardón cierra el centro de Madrid una semana por la visita del papa

PSOE e IU denuncian que el alcalde perjudica a los ciudadanos "para contentar a Ratzinger"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Entre el 16 y el 23 de agosto circular en coche por el centro de Madrid va a ser misión imposible. Algunas de las arterias principales de la capital permanecerán cortadas al tráfico de forma total o parcial durante esos ochos días para adaptarse al calendario de actos de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ), provocando un “perjuicio notable” para un número importante de madrileños, según denuncian los grupos municipales de PSOE e IU.

Las jornadas empiezan el día 16, cuando Madrid ya estará llena de peregrinos (está prevista la llegada de más de un millón de visitantes); el papa llegará el día 18 de agosto y se irá el 21, pero la organización necesitará dos días más para desmontar los escenarios y, por tanto, el tráfico se verá restringido hasta el día 23 de agosto.

En concreto, estarán afectados el eje Paseo del Prado-Paseo Recoletos, entre Colón y la Glorieta de Carlos V, y el de Gran Vía y la calle Alcalá desde la Plaza de España en sentido Cibeles. Ambos ejes se cerrarán al tránsito de vehículos entre las 10.30 horas del día 16 hasta las 06.00 de la mañana del 23 de agosto. El Ayuntamiento ha advertido que las restricciones pueden verse ampliadas y ya desde hoy jueves el montaje de las principales infraestructuras provocará las primeras dificultades en la circulación.

De igual manera los vecinos de los barrios donde se espera mayor afluencia de gente, entre los que se encuentran el entorno del Retiro, el Estadio Vicente Calderón, la Ciudad Universitaria, el Ensanche de Vallecas y el Paseo de la Castellana, tendrán que sufrir las molestias del dispositivo papal. En todos ellos, habrá restricciones para aparcar.

Todas estas incidencias han quedado recogidas en el Plan de Movilidad presentado ayer por el Consistorio madrileño y que puede consultarse al detalle en su web (www.madrid.es). Según el Gobierno municipal, el plan pretende hacer compatible el habitual funcionamiento de la ciudad con la visita papal.

Para ello, el Ejecutivo madrileño ha recomendado la autovía de circunvalación M-30 como vía principal de desplazamientos en vehículos privado, para evitar así el centro de la ciudad. Además, ha insistido en fomentar el transporte público como alternativa, principalmente el Metro, ya que más de 60 líneas de autobuses de la EMT también se verán afectadas por los cortes.

En este sentido, el delegado de Economía, Empleo y Participación Ciudadana, Miguel Ángel Villanueva, defendió ayer el uso del abono transporte a precio reducido para los peregrinos inscritos en la JMJ, al entender que es “la mejor forma de evitar que la llegada de cientos de miles de personas colapsen la ciudad”. Normalmente, el abono turístico de tres días cuesta 24 euros. Durante la jornadas este título especial costará sólo 4 euros. Además, el ticket para una semana, de 50 euros, podrá ser adquirido por 10.

“Sale mejor ser peregrino que madrileño”, critica la concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento Raquel López: “A los madrileños nos suben el billete de metro en un 50% y a ellos se les rebaja hasta el 80%”. López también acusó al alcalde, Alberto Ruiz Gallardón, de hacer “cualquier cosa para contentar a Ratzinger” y lamentó que a los indignados del 15-M les manden a los antidisturbios y, en cambio, para atender al papa, se “cierre” la ciudad durante toda una semana. “Un doble rasero impropio en un país aconfesional”, sentenció.

Por su parte, el portavoz del PSOE en materia de Seguridad del Ayuntamiento, Diego Cruz, se mostró convencido de que los ciudadanos “no van a poder asumir tantos cambios” y “se van a ver muy perjudicados en su día a día”. Cruz reconoció que un acontecimiento como el que va a tener lugar en Madrid requiere de unas medidas especiales, sin embargo, consideró que las tomadas por el Gobierno de Madrid son “exageradas”. Por ello, concluyó que, pese a ser agosto, la Jornada Mundial de la Juventud “va a provocar una semana de caos” en las calles de la capital.