Público
Público

Gallardón exige ante Rajoy que el PP desvele su alternativa

El líder de los conservadores le desautoriza: "La plasmamos día a día en nuestras iniciativas". "Vamos muy bien", justifica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, osó ayer expresar en público, delante de su jefe, lo que otros dirigentes del partido sostienen en privado. El regidor municipal se mostró partidario de que su formación perfile su discurso de alternativa y así se lo haga llegar a los ciudadanos. La idea no caló hondo en Mariano Rajoy. Es más, el líder del PP, que se resiste a desvelar propuestas concretas, le replicó.

El alcalde madrileño aprovechó ser el primero en intervenir en la clausura de la convención del PP de Madrid para marcar cuáles deben ser, a su juicio, los pasos que debe seguir ahora el partido. No sólo por la proximidad de las elecciones. También para hacer frente al golpe de efecto que pretenden los socialistas con los últimos cambios.
Reivindicándose como un pata negra del PP, es decir, salido de Alianza Popular (AP) y ensalzando la labor de su mentor político, Manuel Fraga, Ruiz-Gallardón consideró que la actual situación económica y el clima de "pesimismo y desconfianza" reinante en España exigen algo más que la mera crítica. Más de uno no pudo evitar la comparación: "Parece Aznar", comentaban.

"Además de la crítica, que no solamente merece [el PSOE] para saber cuáles son sus errores, es el momento de que nos hagamos la pregunta y se la traslademos a todos los españoles, de qué es lo que nosotros podemos hacer", señaló el alcalde. Y no frenó ahí: "¿Es tan desesperada esta situación que no tiene solución?, ¿Es tan inevitable que el recorrido hacia abajo y a la inversa que ha realizado el PSOE en estos años de Gobierno traiga como consecuencia la pérdida de oportunidad no de unos cuantos años, sino de toda una generación de españoles?".

La respuesta se la dio él mismo ante un Rajoy que repasaba las notas para el discurso que pronunciaría media hora después: "Lo importante es mirar adelante, mirar hacia el futuro y decirles a los españoles que sí, que por muy dura que sea la situación, nosotros queremos, podemos y sabemos cómo resolverla y cómo salir adelante".

Rajoy no tardó en marcar territorio. Nada más ocupar la tribuna dio a entender que el alcalde había errado al comprar el discurso del Gobierno. "Os digo que no hagáis caso a esos que intentan esconder su incompetencia con soflamas sobre la inexistencia de una alternativa a su inanidad, a su ineficacia. Ni a ellos, ni a quienes les jalean", insistió.
Sólo un minuto antes, el líder del PP había dado una pista de que su intención es la de no variar su estrategia: "Tampoco tenemos que improvisar nuestras propuestas a la sociedad española. No. Las venimos aplicando desde hace años allí donde gobernamos, las formulamos por escrito en nuestros programas electorales y las plasmamos día a día en nuestras iniciativas parlamentarias". Y es que Rajoy cree que, a diferencia de los socialistas, su partido tiene un plus. El de no empezar "de cero". "Partimos de unas ideas y de unos principios que nos unen a todos y que no cambian con las modas", intentó justificar.

El resto de su intervención estuvo encaminada a exigir a los suyos que no entren a debatir sobre "lo accesorio", sobre "el chisme". "No hagamos caso al ruido. Este es nuestro camino. Vamos muy bien. Cada vez hay más gente con nosotros", insistió.

Para el presidente del principal partido de la oposición, lo importante es que su partido "escuche a los parados". "No dejéis que os entretengan con los ecos, con las operaciones de imagen que ya no valen, con las ventas de humo, con las polémicas artificiales, con los fulanismos...", expresó.

No entró a valorar los cambios en el Ejecutivo. Pero sí de la actitud del nuevo equipo. Para Rajoy, el "nuevo viejo" Gobierno "ha iniciado su andadura como los malos defensas, dando patadas y arremetiendo contra el PP". Un equipo, dirigido por Zapatero, que para el líder del PP no tiene palabra.

Para terminar, lanzó un mensaje al PSOE: "Lo único que podemos esperar es que no hagan más daño, que no vuelvan a las andadas en la lucha contra el terrorismo y que se vayan pronto".

La anfitriona, la líder del PP madrileño, Esperanza Aguirre, apeló al esfuerzo y bautizó a Alfredo Pérez Rubalcaba, vicepresidente primero del Gobierno, como el "político que ha fabricado las leyes educativas más nefastas de la historia de la educación". También hizo una invitación a todos los socialistas descontentos para que voten al PP.