Público
Público

Garitano pide respeto a las víctimas catalanas de ETA

Asegura que "lo que pasó [en Catalunya] fue más que un error" 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'Los vascos debemos respeto en especial a las víctimas de Catalunya'. Son palabras del diputado general de Guipúzcoa y dirigente de Bildu, Martín Garitano, sobre los atentados de ETA con víctimas catalanas. Para justificar estas palabras, Garitano quiso recordar que el periodo más cruento de atentados de ETA en Catalunya entre 1987 y 1991 llegó 'en un momento en que la sociedad vasca había recibido mucho apoyo de los catalanes'.

El dirigente de la formación independentista aludía así a los casi 40.000 votos que había obtenido en Catalunya la candidatura de Herri Batasuna al Parlamento Europeo nueve días antes del atentado en el Hipercor de junio de 1987, que llevaron a Txema Montero a la cámara europea. El máximo representante institucional de Bildu respondió así a una interpelación de un oyente de su intervención en la conferencia Crisis democrática y representación territorial celebrada en el marco la Universitat Catalana d'Estiu (UCE). Según aseguró Garitano, 'lo que pasó [en referencia a estos atentados en Catalunya] fue más que un error'.

En referencia concreta al atentado de ETA en el supermercado Hipercor de Barcelona, donde murieron 21 personas, Garitano fue taxativo: 'Me parece una barbaridad que se pusiera una bomba en Hipercor y que por un mal aviso a la Policía explotara'.

Garitano quiso recordar que la declaración de Gernika pide 'el reconocimiento de todas las víctimas de la violencia política sin categorizar' pero aún así, puntualizó: 'Todos tenemos memoria y recordamos qué pasó'.

Cascos asegurá que hará pública su declaración de biene 'oportunamente'

ETA ha dejado a lo largo de su historia más de 50 víctimas mortales en Catalunya, con otros atentados que conmocionaron a la opinión pública como el del cuartel de la Guardia Civil en Vic (Barcelona), con el resultado de nueve muertos, o el asesinato del histórico dirigente socialista catalán Ernest Lluch en el año 2000.

Garitano se refirió al compromiso de Bildu de trabajar por el fin de ETA y pidió que se juzgue a la formación 'por sus hechos y sus carencias y no por una campaña desaforada que no ha querido entender el mensaje de la sociedad vasca'. En este sentido, aseguró que las voces que cuestionan el compromiso de Bildu con el fin del terrorismo responden al 'mal perder de los que tienen que digerir los resultados electorales'. 'Creo que [la voluntad de Bildu] ha quedado clara y quien no la ha entendido es porque no ha querido', añadió en referencia a que Bildu no haya pedido explícitamente el fin de ETA, posibilidad sobre la que dijo que 'tampoco serviría de nada'.

Garitano se mostró partidario también de que nacionalistas vascos y catalanes formen un frente unitario en el Congreso.