Público
Público

Garzón ve en D3M y Askatasuna a la nueva Batasuna

Ordena prisión para los ocho dirigentes abertzales detenidos tras acusarles de cumplir órdenes de ETA

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón dictó el lunes prisión incondicional sin fianza para los ocho dirigentes de la izquierda abertzale detenidos el pasado viernes por un presunto delito de integración en organización terrorista. En su auto, Garzón considera que todos ellos son partícipes de los 'esfuerzos' para 'cumplir las órdenes de ETA' de concurrir a las próximas elecciones del País Vasco.

El magistrado dictó el auto, de 46 páginas, tras tomar declaración de madrugada a los ocho arrestados en la operación policial dirigida por él mismo el viernes para abortar la supuesta reconstrucción de la Mesa Nacional de Batasuna y buscar indicios sobre una conexión entre la formación ilegalizada y las candidaturas de Demokrazia Hiru Milioi (D3M) y Askatasuna.

El ingreso en prisión de los ocho detenidos se produjo precisamente el mismo día en que concluía el plazo para la presentación de las candidaturas, que se publicarán el martes en el Boletín Oficial del País Vasco (BOPV). La intervención de Garzón supone, en realidad, una vuelta de tuerca más contra la izquierda abertzale, ya que hasta el pasado viernes sólo la Fiscalía General del Estado y la Fiscalía del Tribunal Supremo habían tenido el protagonismo sobre el control de las candidaturas, mientras aguardaban además a conocer la identidad de los candidatos de D3M y Askatasuna.

En cualquier caso, el magistrado decidió decretar el ingreso en prisión incondicional de los detenidos, tal y como solicitaba el Ministerio Fiscal, tras cotejar los informes de la Policía Nacional y tomarles declaración. El único dirigente que accedió a declarar fue Amparo Lasheras, portavoz de D3M y cabeza de lista de esta agrupación electoral por Álava. El resto de arrestados, que se negaron, son Agurtzane Solabarrieta, Iñaki Olalde, Eli Zubiaga, Iker Rodrigo, Imanol Nieto, Arantza Urkaregi y Hodei Egaña.

En su auto, Garzón arguye que 'queda constatado' que los ocho detenidos han actuado 'a sabiendas de la ilicitud de sus acciones, dada la ilegalidad de Batasuna, ANV y PCTV bajo la dirección de responsables de aquella y EKIN, y todos los esfuerzos van dirigidos a cumplir las órdenes de ETA de participar en las elecciones' con D3M y Askatasuna.

En un momento en que el Tribunal Supremo aún no ha recibido la petición de la Fiscalía para actuar contra ambas candidaturas, Garzón justifica el ingreso en prisión de los arrestados con el argumento de que 'es la única forma de paliar la continuidad de la acción presuntamente delictiva'.

El magistrado considera que D3M constituye 'el centro organizativo de la nueva Batasuna' y que Askatasuna se fundó en 1998 'como consecuencia del riesgo que algunos consideraban inminente de ilegalización de Herri Batasuna'. En el auto, alude además a la documentación incautada en los registros relacionada con el Movimiento de Liberación Nacional Vasco. (MLNV).