Público
Público

Garzón vuelve a recusar a un juez en las escuchas del 'caso Gürtel'

Para apartar a Luciano Varela pide que declare como testigo otro magistrado del Supremo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Que un mismo aforado tenga tres causas abiertas en el Tribunal Supremo simultáneamente no es nada usual. Sólo le ha ocurrido, al menos de momento, al juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. Por eso nada en los procedimientos que se tramitan en su contra puede considerarse normal.

La última semana de 2011 la defensa de Garzón en las escuchas del caso Gürtel que en este procedimiento ejerce el abogado Francisco Baena Bocanegra recusó a un magistrado más. El séptimo. Primero cuestionó la imparcialidad de los cinco jueces que formaron la Sala de Admisión que dio curso a la querella del exfiscal Ignacio Peláez que dio origen al procedimiento. Después, a Manuel Marchena, por ser el instructor del caso de los cobros de Nueva York y al mismo tiempo formar parte del tribunal que juzgará las escuchas.

Pese a haber cosechado un resultado dispar logró apartar a los cinco magistrados que admitieron la querella inicial y resolvieron los recursos presentados durante la instrucción, pero no a Marchena, no ha dudado en presentar otro incidente de recusación, esta vez, contra un viejo conocido, Luciano Varela.

De hecho, esta es la segunda vez que el juez de la Audiencia Nacional trata de apartarle. La anterior fue en los crímenes del franquismo, que fue instruido por Varela, quien dio a conocer que había abierto juicio oral justo cuando Garzón anunció que se marchaba a asesorar a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional y quien concedió una segunda oportunidad a las acusaciones para mejorar sus escritos acusatorios.

Fecha en el aire

Aquella recusación ni siquiera fue admitida a trámite en mayo de 2010. Y ahora es probable que la iniciativa corra la misma suerte, porque cualquier tramitación, aunque sea mínima, implicaría retrasar el juicio que está previsto que comience el día 17. La semana siguiente se iniciará el de la Memoria Histórica. La causa de los crímenes del franquismo fue la primera que empezó contra Garzón la querella del autodenominado sindicato de funcionarios Manos Limpias se presentó en enero de 2009, pero la vista oral no se señaló hasta después de fijada, y hasta aplazada, la de las escuchas.

La recusación presentada ahora, tras recordar la particular situación de Garzón, con tres causas abiertas por otras tantas querellas presentadas entre enero y diciembre de 2009, se basa en hechos nuevos.

En concreto, alega que Varela ha realizado manifestaciones que descalifican a Baltasar Garzón ante un grupo de magistrados de la propia Sala Segunda del Tribunal Supremo, lo que demostraría que ha perdido la imparcialidad subjetiva necesaria para poder juzgarle.

Para acreditar tan grave acusación, la defensa solicita a Varela que se abstenga y, si no lo hace, que se llame a declarar a uno de sus compañeros de tribunal, el magistrado Siro García, que antes de llegar al Supremo fue presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional.

La impugnación también incluye como antecedentes la animadversión que Varela habría mostrado hacia Garzón en distintos foros. A él se atribuye la frase: 'Dios vino al mundo dos veces: una en Belén y otra en Jaén'.