Público
Público

Gaspar Llamazares: "IU no puede acomodarse: del debilitamiento del PSOE no sale nuestra fortaleza"

El portavoz de IU en el Congreso subraya la necesidad de que IU afronte, con mayor celeridad, su proceso de refundación, en el que tiene que tener como objetivo "la suma de fuerzas", la confluencia de la izquierda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Abordar las cuestiones internas con un líder político siempre cuesta. Supone a veces destripar crisis, ahondar en las heridas, en las diferencias. Gaspar Llamazares (Logroño, 1957), tras responder a Público sobre política general, emprende relajado la última parte de la entrevista, la que remite a su biografía, sus resquemores internos, sus proyectos de futuro. Y lo hace relajado, consciente de que ya no tiene la presión de la organización a sus espaldas. 

Ha sido nominado por la Asociación de Periodistas Parlamentarios como Azote del Gobierno. ¿Es una señal para aquellos que le fustigaban por ser blando, por hacer de IU una fuerza 'subalterna' al PSOE?

Esas críticas las entiendo desde el punto de vista la batalla interna. Pero nunca he sido blando con el Gobierno. Lo que hago es adaptar mi política a la política que realiza cada Gobierno. En un primer momento, Zapatero fue leal a sus compromisos, realizó una política de avances en derechos civiles y avances sociales y hubo posibilidad de encuentro. Y ahora el Gobierno hace una política neoliberal, agresiva, conservadora. Estamos en orillas diferentes, en dos trincheras diferentes. Realizo políticas de confrontación. La crítica hacia mí en términos de membrillo o colaborador excesivo la entendí como método para la confrontación interna pero no como una crítica objetiva, porque si se ven las cosas con cierta frialdad y distancia, no hay razón para tal crítica.

¿Qué opinión le merece el camino que está tomando la refundación?

Es positivo pero insuficiente. Estamos llevando a cabo unos primeros pasos, importantes y necesarios, pero hay que acelerar el proceso.

Lo cierto es que el proceso parece estar parado desde junio de 2010, desde la Asamblea de Refundación.

'La refundación está yendo de modo positivo, pero insuficiente. Hay que acelerar el proceso'

No está parado. Pero somos una organización pequeña que a veces bascula entre la preocupación por la movilización social y una preocupación por la refundación. Hay que crear una sinergia entre los dos planos, que el plano de la movilización sea el mismo plano que el de la refundación. Y, a su vez, que el plano de ambos sea el mismo que el de la apertura, la incorporación de nuevos cuadros y candidatos. Eso hace creíble la refundación. Una primera oportunidad está en las autonómicas y municipales de 2011. La oportunidad de oro serán las generales de 2012.

¿Se puede frustrar el proceso por las salidas de militantes y dirigentes que hemos visto en estos dos años? 

No, no creo que se frustre. La fuerza del contexto obliga a IU a estar en política, en la movilización y en la refundación. No creo que nos podamos zafar fácilmente. La visión errónea sería acomodarse, pensar que del debilitamiento del PSOE viene nuestra fortaleza. Las elecciones catalanas han demostrado que es necesario algo más, un plus,  el plus de la apertura, de la refundación, de la integración de gente distinta –sobre todo gente joven–, en nuestras candidaturas y nuestras organizaciones.

Siempre habla usted de la necesaria amabilidad en IU. ¿Se está reconduciendo esa hostilidad o subsiste?

'Nunca he sido un blando con el Gobierno. Y ahora estamos en orillas y trincheras distintas'

La situación interna es más amable, y hay que reconocerle a mi sensibilidad [IU Abierta] la principal aportación a esa amabilidad interna. Nosotros no salimos dolidos de la asamblea, ni interiorizados, sino con voluntad de contribuir a la refundación de IU, con voluntad de amabilidad, de solucionar esa visión crispada y conflictiva que había de IU.

¿Es una fuerza acogedora? Hay movimientos en la izquierda, caso de Espacio Plural, o de Equo. ¿IU debería reflexionar sobre por qué no se suman esos espacios?

La política hoy no es acogedora. Estamos ante una importante crisis de la política. Uno de los principales objetivos de IU debe ser contribuir a regenerar la política. Dentro de tal regeneración, es importantísimo sumar. El resultado de este proceso debería ser la confluencia de fuerzas autonómicas, municipales y generales.

¿Deberían sumarse el proyecto verde de Equo, de Juan López de Uralde, y Espacio Plural, el foro liderado por Iniciativa per Catalunya Verds (ICV). ¿Es lo lógico?

El objetivo debe ser la suma de fuerzas, y no la atomización de la izquierda alternativa. Quien crea que del debilitamiento del PSOE sale el reforzamiento de tres alternativas a su izquierda o en su entorno, se equivoca. 

¿En forma de coalición electoral?

Si la coalición es un paso hacia la configuración de un nuevo movimiento, sí. Si es únicamente un reparto, no. Debemos aspirar a una nueva formación política que incorpore todos esos aspectos (radicalidad en los derechos, medio ambiente o políticas sociales). Es la aspiración que todos tenemos. Se equivoca el que quiera vestirse de largo en cada convocatoria electoral. No es momento de vestirse de largo, sino de remangarse. Es momento de unidad y de suma.

¿Está de acuerdo con lo que decía Inés Sabanés a 'Público' hace menos de un año, cuando afirmaba que 'muchos en IU quieren un espacio pequeño y controlado'?

Se equivocan los que todavía piensan en ello. Si algo nos ha demostrado el último proceso político [las elecciones catalanas] es que un espacio pequeño y controlado es un espacio volátil. Sólo podremos consolidar un espacio de izquierda si es un espacio abierto y plural. De eso estoy convencido.

Las encuestas no auguran espectacular subida para IU...

'Cuando termine esta legislatura, siempre he dicho que seguiré en política'

No está mal. Ya me daría yo con un canto en los dientes si estuviéramos en un 7%. Creo que la perspectiva es mejor que en 2006 ó 2007, pero hay que ambicionar que IU no sea sólo el refugio de los desencantados o de los que vuelven de haber votado a un PSOE que ha gobernado el país dos legislaturas. Debe aspirar a ser una nueva formación política con un electorado afín, comprometido. Eso es una nueva formación política y no sólo un refugio en un determinado momento de las banderas de la izquierda.

Es decir, ha de aspirar a reconstruir la casa entera...

Reconstruir a partir de cimientos sólidos. Yo no soy partidario de la política del ave fénix, de incendiarlo todo para que de ahí surja la vida.

¿Qué va a hacer cuando se acabe esta legislatura? ¿Le gustaría integrar una candidatura de IU, si acaso como número dos?

El compromiso es esta legislatura, y es tan vertiginosa que todos los días cambian las cosas. Hay mucho trabajo que hacer. Cuando termine, yo siempre he dicho que seguiré en política.

¿Cómo?

Seguiré en política: o bien en mi profesión [es médico], o comprometido con candidaturas o con cargos públicos, pero tengo abiertas todas las opciones.

'A mí de IU no me sacan ni con agua caliente. No seré parte de otra cosa en la que no esté IU'

Insisto, ¿qué le gustaría hacer?

[Se lo piensa] Depende de las circunstancias. Si hay un proyecto de refundación ilusionante, abierto y demás, me gustaría formar parte de él, y si por otra parte no fuera así y se considerara que tengo que realizar otra tarea, la haría o volvería a mi vida profesional con total naturalidad. Tengo desdramatizada esta situación. Lo que más me ocupa y me preocupa es mi actividad parlamentaria, donde estoy muy tranquilo.

¿Se iría alguna vez de IU si vienen mal dadas?

A mí de IU no me sacarán ni con agua caliente. Ese es mi compromiso desde muy joven. La militancia en Asturias marca identidad, y mi identidad está íntimamente unida a IU. No formaré parte de otra cosa donde no esté IU.

¿Podría hacer tal vez de puente de ese espacio a la izquierda?

'Lo habitual y lo lógico es que el coordinador sea el candidato'

No sé si alguien me quiere como puente, y además los puentes terminan volando [ríe]. No sé. Tiene que hacerse de una forma natural. Pero que no se preocupen por mí. Yo voy a seguir haciendo política, dentro de IU, y voy a seguir haciéndolo tanto como cargo público o como profesional de la sanidad. No soy un jarrón chino ni nada de eso. Para nada.

¿El coordinador federal, Cayo Lara, debe ser cabeza de lista?

Habitualmente ha sido así. Sólo a mí me sometieron a un proceso de primarias. Creo que, habitualmente y de forma natural, el representante de una organización debe ser el candidato. Ahora bien, no tengo una mala impresión de las primarias, aunque no sean obligadas. Las primarias fueron en su momento positivas y deberían ser un signo de identidad de las organizaciones. Recientemente las hemos hecho en Valladolid y les ha salido muy bien. En todo caso, repito: lo que me parece habitual y lógico es que quien es el coordinador sea el candidato.

-Gaspar Llamazares: 'El programa explícito del PSOE es el programa oculto del PP' (primera parte de la entrevista)