Público
Público

Un gasto para el erario público de 25 millones

Las administraciones públicas cederán de modo gratuito escenarios y medios

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Por mucho que los empresarios aporten todos los recursos financieros posibles, la JMJ de Madrid 2011 no será posible sin el respaldo de las administraciones públicas, muchas de las cuales ya han anunciado que se volcarán para que en la tercera semana de agosto del año próximo Madrid se convierta en la capital de los jóvenes católicos. Un pellizco que no formará parte expresamente de presupuesto alguno, pero que fuentes cercanas a la organización estiman que alcanzará los 25 millones de euros del erario público.

El centro de Madrid se paralizará por completo. El paseo de la Castellana acogerá vigilias de oración, actos festivos y exposiciones, así como el recorrido del vía crucis. La plaza de Cibeles se convertirá en un gigantesco altar donde Benedicto XVI presidirá la misa de bienvenida de la JMJ. Y el aeródromo de Cuatro Vientos será cedido para la vigilia y misa final. Todo ello, por supuesto, gratis total.

El 11 de junio pasado, José Luis Rodríguez Zapatero viajó a Roma para asegurar a Benedicto XVI la 'total colaboración' del Estado en el éxito de su visita. Así, además de dotar al evento la categoría de 'interés especial' (con cuantiosos beneficios para las empresas que inviertan en la JMJ), cederá el aeródromo de Cuatro Vientos y pondrá a disposición de la organización al Cuerpo Nacional de Policía y a la Guardia Civil.

La Comunidad de Madrid, por su parte, ya ha suscrito un convenio de colaboración, firmado hace pocas fechas por Esperanza Aguirre y Rouco Varela. El acuerdo incluye, según apuntó Aguirre, 'los abonos turísticos que se determinen' así como plazas en 'albergues, instituciones y colegios mayores', además de un 'abono' para acceder con descuentos a los espectáculos de los Veranos de la Villa y exposiciones en los principales museos. En la actualidad, el 'abono transportes turístico' para una semana cuesta 23,60 euros.

Seguridad, limpieza, vallado, desvíos de tráfico serán otros de los gastos colaterales del evento, que correrán a cargo del Ayuntamiento de Madrid. El consistorio cederá para este evento la propia sede municipal, que se convertirá en una inmensa sacristía junto a Cibeles, así como el Palacio de Congresos y Exposiciones del paseo de la Castellana.